Edición decimoquinta del festival que honra a Barbarito Diez

Un auténtico derroche de cubanía deviene el Festival de Música Popular “Barbarito Diez” que se  celebra en Las Tunas y Manatí por estos días, a propósito del aniversario 110 del natalicio del Príncipe del Danzón,  el 4 de diciembre de 1909 en el poblado matancero de Bolondrón.

Justamente al norteño municipio de Manatí, otrora próspero central azucarero, vino a vivir en su más temprana infancia el llamado Príncipe del Danzón, allá por el año 1913 cuando solo llevaba un año de explotación el ingenio de marras.

Entre lugareños y emigrantes de varias nacionalidades, atraídos por el auge de la industria de la caña, creció Barbarito y su vocación se perfiló imperturbable hacia el canto, aupado por sus coterráneos que lo apoyaron en su empeño de triunfar.

Así marchó a La Habana en su juventud y en la capital se destacó, primero con la orquesta de  Graciano Gómez y más tarde con la Antonio María Romeu. Se abría de esta forma un camino de gloria para el niño que creció en Manatí y se convirtió con el tiempo en la Voz de Oro del Danzón.

Es por todo ello que hace quince años se honra a esta figura del olimpo musical cubano en los predios donde vivió y hasta aquí llegan artistas de diversas partes del país para defender la música cubana, de la mano del presidente del certamen, Pablo Diez, hijo de Barbarito y director de la orquesta que lleva su nombre.

Precisamente este año la agrupación vuelve a ser protagonista del Festival de Música Popular, junto a la orquesta tunera Cuba clamé, y a contar con la presencia del Premio Nacional de Televisión, José Ramón Artigas, quien habitualmente dirige los espectáculos artísticos del evento y recibió en el coloquio teórico del mismo una distinción por  los XX años de TunasVisión.

La mayoría de los arreglos musicales del certamen corren a cargo del maestro Miguel Patterson, también Premio Nacional de Televisión, y trasciende además que todo el reflejo audiovisual que ha hecho TunasVisión del certamen y de su inspirador fuera entregado en soporte digital a su hijo Pablo.

La identidad cultural de la nación es la gran ganadora de eventos como este, a cuyo término se aprecia un saldo positivo para nuestros ritmos tradicionales y populares. Otro tanto a favor de la auténtica música cubana.

(Visitado 16 veces, 1 visitas hoy)

Anybis Labarta García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *