Zafra: el llamado de la vieja industria

Para el mes de diciembre está previsto el inicio de la zafra azucarera en el municipio de Amancio. Por ello se intensifican las acciones en cada una de las unidades empresariales encargadas de llevar adelante el principal renglón económico en esta sureña localidad tunera.

La reapertura de otro centro de acopio para la materia prima que va al ingenio, es un logro dentro de los preparativos, teniendo en cuenta que humaniza el trabajo al estar situado solo a cinco kilómetros de la cabecera municipal;  logra mayor calidad en el proceso productivo y disminuye  el por ciento de materia extraña que llega a  la industria.

Garantizar el transporte ferroviario también es una tarea de primer orden. Rilian Mendoza, al frente de la actividad en el municipio, aseguró que están enfrascados en los tres componentes fundamentales que garantizan el objetivo de su labor. Se trata del completamiento y la reparación de locomotoras que en estos momentos culminan con la última máquina para dar el punto final en dicha área; además de las jaulas y tolvas.

A diferencia de otras contiendas, en los molinos de la fábrica azucarera culminaron las acciones, por lo que les permite a trabajadores y especialistas realizar pruebas para comprobar la efectividad antes de iniciar la molida. Aún falta completar la fuerza de trabajo, y se mantiene la capacitación a los jóvenes que se incorporaron a dichas faenas.

Otro factor que incide en todo el proceso es la mala situación de los caminos. Al respecto, Lidia Espinosa Pérez, coordinadora de zafra en el municipio, explicó que en estos momentos se trabaja en la zona de El Paraíso y, en los próximos días, trasladarse hacia las comunidades rurales de Ana Luisa y Las Pulgas.

Unido a todos los esfuerzos que llevan adelante, la atención al hombre es una prioridad. Para lograrlo se garantiza el abastecimiento de alimentos en los tres puntos de venta, velando por la calidad de lo que se oferta.

La zafra azucarera 2018- 2019 es un reto para los amancieros. Durante más de 10 años no se cumple con el plan de producción previsto, factor que incide negativamente en el desarrollo local. Las motivaciones de todos los colectivos impulsan el compromiso de superar las toneladas planificadas y así volver a sentir el llamado de la vieja industria.

 

 

 

(Visitado 42 veces, 1 visitas hoy)

Bárbara Borrás Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *