Una población envejecida

Más de 1.500 millones de personas tienen entre 10 y 25 años. Esta generación de adolescentes se aproxima a la adultez en un mundo que sus ancestros jamás pudieron imaginarse: Globalización, SIDA, comunicación electrónica y un cambio climático que ha modificado irrevocablemente el paisaje.

Sin duda el escenario es heterogéneo, actualmente los jóvenes comparten ideas, valores, música y símbolos a través de los medios masivos de comunicación y de la tecnología electrónica,  lo que ha ocasionado el surgimiento de una cultura juvenil global. Muchos están organizándose y comunicándose en vías formales e informales

Sin embargo,  más de la mitad de los jóvenes  en el planeta viven en la pobreza, con menos de dos dólares diarios. La mayoría de las veces carecen del acceso a las tecnologías y a la información. Muchos también enfrentan la desigualdad social, escuelas deficientes, discriminación de género, desempleo y sistemas de salud inadecuados. Situación que si no se revierte en estos momentos, se pone en juego el futuro de las familias, comunidades y naciones del mundo.

El 11 de julio se reafirma el derecho de las personas para planificar sus familias, pues es el  Día Mundial de la Población. Hecho que se fue establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 1989, en virtud de que alrededor de este día, pero dos años atrás, la Tierra alcanzó los cinco mil millones de habitantes.

Alrededor de la fecha la organización impulsa actividades, eventos y difusión de información par contribuir en tomar conciencia de las temáticas globales demográficas.

En estos momentos en la Tierra viven alrededor de 7 mil millones de personas repartidas en 5 continentes y 198 países y se espera que para el año 2050 sea un total de 9 mil millones de habitantes. Y es que la población mundial ha crecido en más de 3.000 millones de personas en los últimos 40 años.

En nuestro país se lleva a cabo una política en aras de incrementar la natalidad, según datos ofrecidos recientemente por Juan Carlos Alfonso Fraga, Director e Investigador del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadística e Información  “ya hoy uno de cada cinco cubanos tiene 60 años o más al contabilizase al cierre de 2016 unos 2 millones 219 mil 784 personas en este rango de edad, lo que representa el 19,8% total del país.

El investigador también confirmó en la Mesa Redonda, espacio de la Televisión Cubana que cuando se hizo el último Censo de Población y Viviendas en el 2012, este porcentaje era de 18,3%. “En poco más de cuatro años, la población senescente de Cuba ha aumentado en 178 mil 392 personas y porcentualmente en 1,5 puntos. Esto permite confirmar que Cuba no es un país en proceso de envejecimiento, sino envejecido poblacionalmente, segmento de población que es el único que crece en Cuba y que en la perspectiva continúa incrementándose. Para el 2030, el 30,3% de la población se pronostica tenga 60 años y más y serán más de 3,3 millones de personas”.

Según detalló el Director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la ONEI, el envejecimiento poblacional se asocia con la dinámica de las tres variables demográficas que actúan en su evaluación: Nacimientos, defunciones y migraciones. De todas ellas los nacimientos,  medidas a través de la fecundidad, es la que más incide, en el proceso de envejecimiento y a su vez,  todas tienen condicionantes sociales y económicas.

“La fecundidad en Cuba, se ha explicado en otras ocasiones, ha tenido una evolución al descenso en los últimos 38 años -desde 1978- asociado a avances en las condiciones de la familia y la mujer, políticas sociales de beneficio universal, políticas para el ejercicio de derechos sexuales y reproductivos y satisfactores materiales no resueltos, asociados a déficit de viviendas, carencia de productos, precios altos de determinados productos en relación a niveles salariales en los últimos años y otros aspectos”.

Todo ello ha modelado un patrón de fecundidad con una expectativa de bajo número de nacimientos,  cuyo ideal, medido y constatado a través de investigaciones, es dos hijos. Estos valores de conjunto con el de las otras variables demográficas conllevan a que a nivel territorial se tenga en el 2016, cuatro provincias que superan el 20% de su población con 60 años y más, Pinar del Río, La Habana, Villa Clara que es la más envejecida con el 23,1% de su población total con 60 años y más y Sancti Spíritus.

Le sigue a esta lista Las Tunas y otros municipios del resto del país. En todos se ponen en práctica diversas medidas para proteger la maternidad,  el otorgamiento de los círculos infantiles, la creación de otras alternativas  para el cuidado de los más pequeños y acciones educativas, de prevención y asistencia social a los ancianos.

La realidad cubana es que somos más viejos poblacionalmente, pero también podemos decir con orgullo que somos más educados, saludables, tenemos seguridad y asistencia social universal y otros beneficios que han evolucionado en una dinámica poblacional que el envejecimiento es y será su principal característica.
Por Yelenis Fernández García

(Visited 5 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *