Tras las huellas de Pimpinela

Entre las opciones infantiles de la Feria del Libro 2018, en Las Tunas, los pequeños tuvieron la oportunidad de hallar una compañía doble, un libro y una mascota. Me refiero a la gatica Pimpinela recreada por Enid Vian en Pimpinela en Prosa y en Versos.

Es un libro integrado por 30 relatos distribuidos en tres capítulos, cada uno con diez viñetas, que le impregna gran equilibrio al texto: María y Pimpinela, Locos en casa y Aire campestre.

Fue publicado, en el 2017, por la Editorial Gente Nueva, en la colección Tesoro y aunque trae una marca que esclarece, que es destinado a la edad escolar, para mayores de siete años, a mi hija a punto de cumplir los cinco le ha encantado.

El libro fue editado y corregido por Enrique Pérez Díaz, diseñado y compuesto por Danys Ribeaux Garrido, con cubierta e ilustraciones interiores de Keren Hernández González,muy de mi gusto,por su  inocencia y delicadeza, frente a otros libros para las primeras edades que tienen imágenes grotescas.

La gata Pimpinela es muy elegante y de hermosa cola, invita a acariciarla, a tenerla en la realidad, como a todo felino, le gusta el pescado, la luna, las camitas mullidas y hacer travesuras. Pero cuando avanzan las narraciones descubrimos que, en cierta manera, la gata es un pretexto para presentar actitudes típicas  de los niños como las dudas ante la llegada de un hermanito, la tendencia a resolver los problemas con soluciones imaginarias, la añoranza por la vida criolla de la abuela en el campo, y la prisión que, a veces, les construyen las nuevas tecnologías. En el libro proponen a la dueña de Pimpinela, María, una gata digital que llena de celos a la gata con nombre de flor quien llama a la computadora bicho raro y la desafía haciéndole pis.

En cambio la conversación, eterna, hiperbolizada de las abuelas de María constituye para la mascota un susurro agradable que le hace dormir tranquila y que, evidentemente, apela a la necesidad de rescatar y consolidar el intercambio humano  cara a cara:

Si es de día, hablan,
Si es de noche, charlan,
Si es de tarde, se desahogan,
Si es de madrugada, dialogan,
Si en la ciudad, versan,
Si es en el campo, conversan,
Y siguen de mayo a mayo, platicando hasta que canta el gallo.

En el libro aparecen varios personajes pero son episódicos FE, Pepe El mago, los abuelos de María, Miqui el jardinero. La protagonista es Pimpinela quien, siempre presente,desde sus mundo animal, muy ligado al de los humanos se inserta en él disfrutando, descubriendo, pero también cuestionando,porque no quiere que nada interrumpa o cambie su relación con María.Y así debemos ser, celosos cuando presentimos que se nos aleja una buena compañía.

Encontramos reflejado, además, un conflicto singular en los hogares cubanos que corresponde al momento de nombrar a la criatura que está por llegar. Por supuesto afloran las propuestas más insospechadas para quedar bien con los ancestros: Bertojusti, Timberjusti, Justinmberto, Justi, por Justina la madre, y Berto por Roberto,el padre.

Diferentes viajes asoman en estas páginas: a la cima de un edificio, en una escalera de pompas de jabón, al campo, a las estrellas, a sitios muy fríos pero, el mayor, es el viaje a la amistad entre una niña y su mascota que nos divierte y nos hace reflexionar sobre temáticas antiguas y modernas de la niñez, esa maravillosa etapa que mediante la lectura podemos visitar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 19 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *