Trabajar por las embarazadas y los recién nacidos

En uno de los cubículos del Salón de Parto del Hospital General Docente Doctor Ernesto Guevara de la Serna, de la ciudad de Las Tunas, la joven Dianelis Corrales de 23 años se recupera de una cesárea junto a su pequeña Arianna.

“La atención de los médicos, las enfermeras y del personal en general ha sido muy buena. Uno siente mucha satisfacción cuando puede ver los ojitos de nuestros bebés y sentir su llanto. Es mi segunda hija y ha sido una suerte que nacieran en este sitio donde nos priorizan siempre”, explicó Dianelis.

Muy cerca algunas embarazadas, alojadas en otros cubículos, esperan el momento del parto. El dolor de las contracciones se muestra en su rostro pero se llenan de fortaleza porque saben que tienen una vida dentro que necesita de ellas.

En algunas miradas se advierte el miedo, es normal, de humanos; pero al final se comportan como todas unas gladiadoras. Y en el momento del alumbramiento no faltan las lágrimas y la alegría, símbolos de felicidad, de gloria.

Momentos como estos se repiten a diario. Por el esfuerzo de los especialistas y de autoridades políticas, gubernamentales y sanitarias, Las Tunas alcanzó al cierre del primer semestre del 2018 una tasa de mortalidad infantil de 2,8 por cada mil nacidos vivos, por debajo de la media nacional, así como cero muertes maternas.

El resultado fue posible gracias al cumplimiento de las estrategias del Programa Materno- Infantil (PAMI). “En el territorio se implementan los protocolos nacionales de actuación en la Obstetricia y la preparación de especialistas en el uso de tecnologías que predicen patologías en el embarazo, y que permiten adoptar la conducta más acertada”, apuntó Osmara López Borrero, jefa de la sección materno-infantil en Las Tunas.

Además, en el mayor centro asistencial de la provincia, donde llega el mayor número de embarazadas, procedentes de comunidades de los ocho municipios, se crearon dos comisiones para atender a las maternas y a los recién nacidos en estado crítico y así garantizar la continuidad de sus vidas.

“Un grupo multidisciplinario de especialistas se une para resolver cualquier situación cuando una embarazada o un bebé se encuentre en estados grave o crítico. Los resultados han sido muy buenos y en el caso de las maternas no hemos reportado ningún fallecimiento”, añadió Níyima Corps, Jefa del Servicio de Ginecología y Obstetricia en el hospital provincial.

Hoy los responsables del PAMI en el Balcón del Oriente Cubano se esfuerzan para incrementar la natalidad, disminuir los índices de embarazo en la adolescencia y se fortalece el trabajo con la pareja infértil en aras de contribuir al aumento de los nacimientos.

Más de dos mil 680 alumbramientos registró este territorio durante el primer semestre del presente calendario. Asimismo se logra estabilidad en el Sistema de Urgencia Médica (SIUM) para asegurar el traslado de las embarazadas al centro de salud más cercano en el menor tiempo posible y así posibilitar un nacimiento sin complicaciones.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *