Trabajadores que apuestan por el futuro

El día del trabajador metalúrgico y electrónico se celebra cada 24 de marzo. Se adoptó ese día en acuerdo tomado del 20 al 27 de marzo de 1993, en homenaje al natalicio de Agapito Figueroa Barreras, fundador y dirigente sindical durante más de 50 años, figura cimera en una larga lucha por los derechos e ideales de los trabajadores metalúrgicos y fallecido el 18 de octubre de 1985.

Los obreros de este sector aumentan cada año la calidad en sus servicios con el objetivo de sustituir importaciones, mejorar los ingresos y las condiciones laborales de cada entidad.

En Cuba los hombres y mujeres de esa rama de la economía se desempeñan en industrias relacionadas, por ejemplo, con la producción de acero, estructuras metálicas y el tratamiento a los elementos metálicos y no metálicos.

En el discurso pronunciado por el comandante Fidel Castro Ruz, en el acto homenaje a los trabajadores metalúrgicos que se destacaron en la construcción de equipos agrícolas en la fábrica cubana de acero, el 20 de febrero de 1967, el líder señaló:

“Es cierto que la Revolución en muchos campos diferentes, y casi cotidianamente, obtiene algún éxito; en algunas ocasiones son éxitos de gran mérito.  Pero en este caso nosotros consideramos que nuestros trabajadores industriales, representados por ustedes en esta rama de nuestra industria, han realizado con éxito una tarea de extraordinario carácter y de gran importancia para nuestra economía, que merece destacarse; además, se ha realizado uno de los más extraordinarios esfuerzos que ha hecho nuestra industria”

Desde el mismo triunfo de enero de 1959, para Cuba fue imprescindible imponerse a las restricciones económicas del gobierno de los Estados Unidos, por eso avanzar en la esfera metalúrgica fue prioridad.

“Es muy alentador, es motivo de honda satisfacción que aquí, entre los obreros metalúrgicos que acaban de lograr un extraordinario éxito, que acaban de hacer un importante aporte a nuestra agricultura, a nuestra economía, podamos plantearnos estos problemas, no olvidándonos jamás de que los trabajadores constituyen la clase más revolucionaria, y que deben constituir, por tanto, la vanguardia revolucionaria del pueblo en estos años. El cumplimiento de esta meta, la construcción de 800 gradas en 23 días, demuestra que nuestros obreros son capaces de realizar un trabajo de vanguardia, que nuestros obreros son capaces de situarse a la vanguardia”, apuntó Fidel.

En homenaje a los trabajadores metalúrgicos, como dignos representantes de la Revolución Cubana nuestro eterno Comandante en Jefe también dijo: “El desarrollo de la industria requiere la capacitación del pueblo.  En un primero de mayo, cuando desfilaban los distintos sindicatos, nosotros recordamos siempre: sindicato de servicios, enorme; sindicato de la administración, enorme; sindicato metalúrgico, un grupito de trabajadores.  En los años venideros disminuirán los administrativos y crecerán los metalúrgicos”

(Visitado 13 veces, 1 visitas hoy)

Gianny López Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *