Sois tan libres como yo…

Con solo nueve años de edad, José Martí conoció de cerca los terrores de la esclavitud. Fue en la Hanábana, donde su padre ocupó el cargo de Capitán Pedáneo e independientemente de poder hacer cumplir su función, el progenitor no pudo impedir el comercio de esclavos, por el sur de Matanzas.

En esa zona de Cuba, el niño José conoció de las costumbres campestres y su belleza. Pero en Hanábana, sintió también el dolor de ver azotar y hasta morir a esclavos; sin embargo, ellos fueron sus primeros oidores de versos e historias:

“Un viento fiero quebraba

Los almácigos copudos

Andaba la hilera, andaba

De los esclavos desnudos”.

“Un niño vio, tembló

De pasión por los que gimen

Y, al pie del muerto juró

Lavar con su sangre el crimen”.

Martí no entendía por qué los negros tenían que ser diferentes, sometidos a las más  crueles labores y castigos; el mismo sentimiento que expresaba Carlos Manuel de Céspedes en 1868, cuando le dio la libertad a sus esclavos.

Dos hombres unidos en la historia por el mismo sentimiento antiesclavista: Uno, denunció el mal a través de la literatura; el otro, un abogado bayamés que liberó a sus esclavos en el ingenio La Demajagua, iniciándose así el alzamiento en armas de los cubanos.

El patriota oriental no tuvo en cuenta  el hogar de abolengo en el que había crecido y el 10 de octubre de 1868, en un acto digno de su estirpe, cuando le dio la libertad a sus esclavos exclamó: “¡Ciudadanos, hasta este momento habéis sido esclavos míos. Desde ahora, sois tan libres como yo. Cuba necesita de todos sus hijos para conquistar la independencia!”

Y en un interminable tañer de campana que hoy se escucha todavía en cualquier rincón de Cuba, quedó abierta la invitación al resto de los dueños de esclavos a dejarlos libres y unirse a una misma causa: la independencia de la Isla. De ahí que el epíteto Padre de la Patria no le haya sido mejor puesto, tanto, que a más de siglo y medio del acontecimiento, los cubanos lo recuerdan.

Por Damaris Zamora Escanell

(Visitado 168 veces, 1 visitas hoy)

Yoe Hernández González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *