Servicios nefrológicos de Cuba reportan incidencia del bloqueo estadounidense

Desde hace tres años asiste al Hospital General Docente Dr. Ernesto Guevara de la Serna, en la provincia de Las Tunas. Yamil Sánchez, de apenas 35 años de edad, recibe las garantías de todo paciente cubano que se integra al Programa Nacional de Hemodiálisis en el país.

Yamil Sánchez, tres veces por semana, recibe servicios de hemodiálisis.
Yamil Sánchez, tres veces por semana, recibe servicios de hemodiálisis.

“En el Servicio de Nefrología de Las Tunas tenemos, aproximadamente, cien pacientes en el Programa de Hemodiálisis. También incluimos otros pacientes que se dializan por procesos agudos. Cada día prestamos asistencia a los casos que se encuentran hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos, a parte de los pacientes que tenemos integrados en el Programa de Hemodiálisis Crónica, que se dializan tres veces en la semana: lunes, miércoles y viernes, o martes, jueves y sábados”, expone la doctora Yurisleidys Rodríguez Álvarez, jefa del Servicio de Nefrología.

Asevera la especialista contar con equipos o riñones artificiales que ahora ofrecen mayores prestaciones para este tipo de servicios. Por muchos años, electromédicos de Las Tunas se encargaron del buen funcionamiento de las máquinas antiguas de hemodiálisis del territorio y otras provincias. Pero el bloqueo económico y financiero, impuesto por los Estados Unidos a esta nación cubana obligó a un cambio de tecnología, ante el encarecimiento de piezas de repuesto, provenientes de lejanos mercados europeos y asiáticos.

“El país se dio a la tarea de cambiar de tecnología, porque las piezas que venían desde Japón eran demasiado caras. Se encareció tanto este tipo de equipo, que aún cuando el costo de recuperación no sobrepasaba los 5 mil dólares, de 16 mil que costaba cada riñón artificial de los adquiridos anteriormente por el país, Cuba decidió cambiar de tecnología por esta razón”, explica el licenciado Alexánder Escamuchero Téllez, electromédico  que se desempeña como especialista principal del Programa de Hemodiálisis.

En tanto, pacientes con enfermedades renales como Yamil, asisten a su sala hospitalaria, donde se les garantiza un derecho básico: el de la salud.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *