Retrato de un niño llamado Pablo

Teatro de Las Estaciones, de Matanzas, está celebrando en este 2019 sus 25 años. Por tal motivo, entre las múltiples actividades por el aniversario, realiza una gira por algunas provincias del país.

En su periplo llegó hasta Santa Clara, donde existe un fuerte movimiento titiritero; se detuvo en Ciego de Ávila, provincia en la que los matanceros admiran la labor del grupo Polichinela, y finalizan el peregrinar en Las Tunas, por la fuerte hermandad que los une al grupo de clown Teatro Tuyo.

En todas las plazas en las que se han presentado regalaron al público la obra titulada “Retrato de un niño llamado Pablo”. Se trata de una suerte de viaje al interior de una familia cualquiera de la Cuba actual.

Los padres, el hermano y el niño protagonista conforman el núcleo familiar al cual se le realiza una introspección. Gracias a ella se descubre que a Pablito se le satisfacen casi en su totalidad las necesidades materiales, pero casi nunca se le escucha.

La incomunicación pudiera considerarse el eje central de la trama, pues el amor a las cosas desplaza ese intercambio necesario con nuestros hijos en el tiempo presente y de ello se hace eco “Retrato de un niño llamado Pablo”.

Basado en el cuento español “¿Pablo, qué te pasa?”, Rubén Darío Salazar, director de Teatro de Las Estaciones, logró una versión dinámica y muy criolla en la cual descuellan las actuaciones de María Laura Germán, como la madre, e Iván García en el rol paterno.

Todos los demás personajes, asumidos por actores más jóvenes, sobresalen por estar bien caracterizados y, como de costumbre, resalta la dirección general de Rubén, además de su actuación como uno de los  sicólogos del drama.

Las figuras, el vestuario, la escenografía y las luces impactan y es algo ya habitual al ser elementos de los que se responsabiliza Zenén Calero, profesional con varios premios de diseño teatral en su haber.

Esta puesta en escena es un regalo para la familia cubana y un llamado a la reflexión sobre la importancia de conocer los sueños de nuestros hijos. Otra vez se imponen las gracias a Las Estaciones por contribuir al crecimiento humano desde el escenario.

(Visitado 71 veces, 1 visitas hoy)

Anybis Labarta García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *