Remembranzas de un valioso destacamento de maestros

Han transcurrido más de cuatro décadas y aquellos adolescentes que hoy peinan canas y viven orgullosos de su profesión; se reencuentran para evocar y compartir con los más nuevos, sus anécdotas de cuando tomaron en sus manos la tiza por primera vez.

Formados en el Instituto Pedagógico de Holguín son ellos integrantes de los primeros contingentes del Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech de la provincia de Las Tunas. Jóvenes que marcharon con la tarea de impartir clases y convertir cada escuela secundaria básica en el campo (ESBEC) en bastión de la Educación Cubana.

De esta forma se materializaba aquel anhelo de Fidel, nuestro líder insigne, artífice de este movimiento. Fue una etapa de muchos sacrificios, pero a la vez pletórica de emociones: la primera clase, siempre inolvidable y el desafío de enseñar a miles de chicos de casi su misma edad.

“Mi pasión por el magisterio comenzó desde el momento en que me vi frente a un aula; me sentí dichosa y feliz. Sin dudas volvería a ser maestra de Física y así se lo cuento cada día a mis nietas con mucho orgullo”, reseñó la pedagoga Manuela León Ramírez, integrante del II Contingente.

Remembranzas de un valioso destacamento de maestros
Fidel en el Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech
Foto: Jorge Valiente 12/07/1978

En el Aniversario 46 de la constitución del Destacamento y en homenaje al joven maestro Manuel Ascunce y su alumno Pedro Lantigua, asesinados un 26 de noviembre durante la histórica Campaña de Alfabetización; estos valiosos educadores rememoran la importante labor desempeñada por su compromiso con Fidel y la Revolución.

“En aquel momento se necesitaba de nosotros para llevar a otros muchachos la bandera de la educación y dar continuidad a la obra alfabetizadora de años atrás. No lo pensé dos veces y estuve dispuesto a dedicarme a esta hermosa profesión a la que agradezco mis más gratos recuerdos”. Así lo confesó a Visión Tunera, el profesor de Historia y Marxismo, Rafael Aparicio Batista García miembro también del II Contingente.

Con rigor y amor se formaron estos abnegados maestros, hoy ejemplo para las generaciones presentes. Dignos de todos los homenajes y reconocimientos por llevar a toda Cuba la luz de la enseñanza.

(Visitado 72 veces, 1 visitas hoy)

Liliana Guerra Abad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *