¿Por qué se nombran los ciclones tropicales?

Con la llegada del verano, las aguas del Océano Atlántico, el Mar Caribe y del Golfo de México aumentan su temperatura, lo que se ha demostrado que contribuye a la formación de los ciclones tropicales.

Por ello, la etapa comprendida desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre de cada año se ha establecido como Temporada Ciclónica para la región del planeta donde nos encontramos.

Y aunque la mayor parte de los huracanes se crean por estos meses en el Océano Atlántico, los ciclones tropicales pueden formarse en cualquier época del año. ¿Pero, cómo y para qué se identifica cada fenómeno?

Los ciclones se nombran para monitorearlos y estudiarlos. Durante la Segunda Guerra Mundial recibían el nombre del Santo católico del día en que se formaban. Desde 1979 existen seis listados de nombres en uso, de forma que cada seis años la lista se reutiliza. En caso de que un huracán haya provocado víctimas mortales o haya tenido efectos devastadores, se retira el nombre y se sustituye por otro con la misma inicial y género.

Las listas se elaboran con nombres masculinos y femeninos, ordenados alfabéticamente. Si un determinado nombre no fue otorgado dentro de esos seis años, vuelve a entrar en la lista para el próximo período.

Cada enumeración contiene veintiún nombres. En caso de que una temporada registrara un número superior, se utilizarían las letras del alfabeto griego (Alfa, Beta, etc.) para designar el resto de los fenómenos.

El listado de nombres de la actual temporada son estos: Arlene, Bret, Cindy, Don, Emily, Gert, Irma, José, Katia, Lee y Maria. Nate, Ophelia, Philippe, Rina, Sean, Tammy y Withney aún sin usar.

Ninguno de los nombres seleccionados en las listas se debe traducir para evitar confusiones y malentendidos.

Por Damaris Zamora Escanell

(Visited 52 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *