Pegado al mar

No importa que el mar esté furioso o en calma. El trabajo llama y resulta imprescindible cumplir el deber. Algunas veces la pesca es muy satisfactoria, abundante… Otras se impone la mala suerte.

Así es la vida para Otto Díaz Pérez, el patrón de barco más joven de la Empresa Pescatún de la provincia de Las Tunas. Él labora en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Guayabal del municipio de Amancio, en el sur de la provincia.

¿Cómo nació el gusto por el oficio de la pesca?

Desde niño creció en mí el deseo de ser pescador. Mi papá realizó esa labor por más de 30 años y desde chiquitico me gustaba imitarlo. Él me llevaba siempre que podía al mar para que me fascinara con ese mundo. Se pasaba muchos días fuera y verlo llegar feliz por una buena captura era un orgullo muy grande.

¿Y cada qué tiempo vas al mar?

Las salidas son tres o cuatro veces al mes. En ocasiones estamos entre doce y trece días en altamar, otras una semana. Yo soy el patrón del Prototipo Ostionero 05 de la UEB Guayabal y nuestro objetivo es desarrollar con éxito la pesca de plataforma en el Golfo de Guacanayabo.

¿Cómo fue el desarrollo de la pesca en el 2018?

La captura fue muy exitosa. Sobrecumplimos nuestros planes de producción y ventas y nos convertimos en la UEB más destacada del país.

¿Cuál es el secreto para ser un buen patrón de barco?

Hay que mantener la unidad de la tripulación, ayudarnos entre todos y trabajar sin descanso. Además, un buen patrón es comprensivo y a la vez exigente.

¿Cómo sortean las dificultades que se presenten?

A veces es el mal tiempo, otras la ausencia de peces, pero siempre existe una luz en medio de la oscuridad. Si nos mantenemos unidos todo fluye y cualquier dificultad se resuelve en equipo.

¿Y es la familia inspiración?

Por ellos trabajo con mucha dedicación cada día. Tengo dos hijos que son mi vida y me dan fuerzas para enfrentar unja labor difícil pero que me apasiona porque la domino bien y me permite alimentar a mis pequeños.

¿Podría Otto vivir sin el mar?

Imposible. Cuando paso varios días sin sentir el olor y la fuerza de las olas, siento que me ahogo sin agua.

(Visitado 16 veces, 1 visitas hoy)

Gianny López Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *