Operarán cubanos con cuentas en moneda libremente convertible

Cuba se alista para crear cuentas bancarias, a partir del próximo lunes 21 de octubre, destinadas a comprar e importar mercancías en moneda libremente convertible.

En exclusiva a esta reportera, Rodolfo Lester León Jiménez, especialista en Comunicación del Banco de Crédito y Comercio de Las Tunas, en el oriente del país, destacó particularidades sobre estos cambios, que se suman al entramado económico cubano.

“A partir del lunes 21 de octubre, el sistema bancario abrirá cuentas, asociadas a tarjetas magnéticas, que operarán en moneda libremente convertible. Estas tarjetas tienen la particularidad de que se pueden abrir con saldo cero. Toda persona interesada en adquirir una tarjeta magnética la recibirá, en un término de tres a siete días si está en La Habana, o en las capitales de provincia, y puede extenderse hasta 10 días en el resto de los territorios”, puntualizó así el especialista bancario.

  • ¿Cómo funciona la titularidad de estas cuentas, con sus tarjetas asociadas?

“Estas cuentas pueden abrirse de manera individual o de manera colectiva; es decir, que pueden estar a nombre de un titular o varios titulares, y designan beneficiarios”.

  • ¿Se avizora operativo el servicio, una vez creadas las condiciones para su ejecución?

“La operatividad de qué manera se traduce: la persona puede recibir transferencias del exterior y admite depósitos, en cualquier moneda libremente convertible. Me refiero al euro, dólar americano, los yenes japoneses, la corona sueca, la corona noruega, el franco suizo, la libra esterlina, el peso mexicano y el dólar canadiense. Se le aplica el tipo de cambio del día, el que esté vigente en el momento que se realiza el depósito”.

  • ¿Novedades…?

“Otro dato de interés es que las cuentas, si la persona deposita por ventanilla el efectivo directamente, se le aplica un gravamen del 10% del dólar americano, pero si es por intermedio de los bancos, está exenta del gravamen”.

(Visitado 96 veces, 1 visitas hoy)

Natasha Díaz Bardón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *