Noches en una ciudad que invita

De noche la magia de la ciudad de Las Tunas atrapa a lugareños y visitantes con su singular encanto. Gracias al esfuerzo de muchas manos, calles, inmuebles y plazas del Centro Histórico cambian su alma, su rostro, su vida.

Ejemplo de ello es el Museo Provincial Vicente García González, el cual al caer la tarde se mantiene iluminado para acompañar la hermosa arquitectura ecléctica de una edificación devenida símbolo de la urbe.

Luego de una reparación capital se devolvió el esplendor la emblemática Fuente de las Antillas de la reconocida escultora Rita Longa. La leyenda, relacionada con el nacimiento de las Antillas, vuelve a cobrar vida gracias a un conjunto que atrapa la mirada de todos en la capital de la escultura cubana.

Al encanto nocturno de la ciudad se suma la sala de juegos La cubana, un lugar para el acercamiento de la familia a las nuevas tecnologías que motiva a personas de todas las edades a incursionar en el fascinante mundo digital, mediante tables, computadoras y otros equipos.

Además el polifuncional La Esquina invita a tomar un café, un vino o una piña colada en un hermoso sitio con un diseño interior atractivo y funcional, con acceso a la red wi-fi.

La luz de la luna revela además las luces del mármol colocado en el Parque Maceo, y en las cercanías de la Terminal de Ferrocarriles se devolvió la belleza al Hotel Ferroviario, acompañado por áreas aledañas muy bien iluminadas para el paseo, el disfrute o para saborear un rico helado.

Así Las Tunas cambia por el bienestar de su gente. Y aunque mucho queda por hacer, las noches en la ciudad invitan.

(Visitado 27 veces, 1 visitas hoy)

Gianny López Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *