«No descuidar las brechas que nos quedan, ni los desafíos que tenemos por delante»

El 8 de marzo es un día de lucha para muchas mujeres del mundo. Salen a las calles, con pancartas y altavoces, a exigir derechos como el acceso a la educación y a un empleo digno, a la planificación familiar, a participar más en los poderes de decisión… Sus gobiernos casi nunca escuchan sus reclamos y, al año siguiente, la historia se repite. En Cuba, el panorama es otro.

Desde hace 60 años la mujer cubana tiene voz y goza de derechos que muchos países sueñan con tener algún día. «Hemos sido, como dijo Fidel, una Revolución dentro de la Revolución», dijo a Granma la miembro del Buró Político Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas.

Hoy las mujeres representan el 53,22 % de los puestos ocupados en la Asamblea Nacional del Poder Popular, máximo órgano legislativo en el país; y constituyen el 48,4 % de los integrantes del Consejo de Estado. Además, conforman el 60,5 % de los graduados de la educación superior y el 67,2 % de los técnicos y profesionales en toda la nación…

Estos logros no han sido fortuitos, aseguró la Secretaria de la primera organización creada luego del triunfo revolucionario. Es resultado del esfuerzo de la mujer cubana y la voluntad política de nuestro gobierno. «Por eso, tenemos mucho que celebrar en el X Congreso de la Federación», que comienza hoy en la capital.

MUJERES DE SU TIEMPO

Esta vez hemos concebido el Congreso de una manera diferente, más dinámica y cercana a las bases, aseguró Teresa Amarelle.

Durante esta jornada sesionarán cuatro comisiones en distintas instituciones de la ciudad, en las que se analizarán el papel de la organización y su función movilizadora en el contexto de la actualización del modelo económico, la igualdad de género en la familia y sociedad, la juventud como garantía de la continuidad de la FMC, y su funcionamiento.

«¿Qué hacer desde nuestras bases para estar más cerca de cada federada? ¿Cómo enamorar y conquistar la voluntad de nuestras jóvenes para que sigan amando la organización genuina, auténtica, inclusiva, unitaria que hemos creado entre todas? Estas son algunas de las interrogantes que motivarán los debates», añadió.

Tampoco faltará la reflexión de todas y todos en torno a la igualdad de género en la sociedad y la familia, señaló.

Aunque los avances en el camino a la igualdad de género en Cuba han sido enormes en los últimos 60 años, en la Isla continúan predominando los patrones sexistas, aseveró.

Así lo evidencian algunos resultados de la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Género, realizada en 2016, donde participaron cerca de 20 000 residentes cubanos. De ellos, el 28 % entre 15 y 29 años de edad.

«Aunque la mayoría de los encuestados reconoce que en nuestra Isla no existe discriminación –señaló Amarelle–, y un 74 % afirma que se debe respetar la orientación sexual de cada cual, solo la mitad de los encuestados aceptan que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio».

Por otro lado, hay que lograr también una división equitativa de las labores del hogar, tanto en el ámbito social, como en el ámbito público; «así evitamos que la mujer se sobrecargue con esas responsabilidades que se le han atribuido socialmente a lo largo de la historia», dijo.

Estos son temas que no faltarán en las tres jornadas del Congreso, que contará con la presencia de 360 delegadas y 40 invitados.

Las mujeres conforman el 60,5 % de los graduados de la educación superior y el 67,2 % de los técnicos y profesionales en toda la nación. Foto: Freddy Pérez Cabrera

EN LAS COMUNIDADES, CERCA DE TODAS

Nuestra prioridad en este nuevo Congreso es llegar a las comunidades, valoró la Secretaria, lo que supone un reto enorme en las condiciones actuales.

«Hoy nuestras mujeres están asumiendo responsabilidades en otros frentes de la sociedad, participan de forma activa en la economía del país; por tanto, la mayoría no está en el hogar».

Funcionar en las comunidades requiere de mucha precisión y organización. No se trata de convocar por convocar, ni la estrategia puede ser la misma en todas las comunidades.

«Ya lo dijo Isabelita Moya, periodista y defensora de los derechos de la mujer, a quien rendimos homenaje en estos días: “La FMC, como dice la canción de Silvio Rodríguez, no es la misma –de hace años–, pero es igual”».

Hoy, aunque las tareas son las mismas, la manera de llegar a las nuevas generaciones debe ser diferente, debe estar acorde a sus gustos y necesidades, reconoció.

En ese sentido, desempeñan un papel imprescindible nuestras Casas de orientación a la mujer y la familia. También los equipos multidisciplinarios de procedimiento familiar, que trabajan de conjunto con los tribunales para hacer una valoración más social y humanista de los conflictos de familia.

Allí buscamos que se puedan resolver sin que el tribunal tenga que dictar una medida administrativa o judicial. Estas dos labores son de las misiones más lindas que tiene la Federación, dijo.

DESAFÍOS POR VENIR

Para Vilma Espín, eterna presidenta de nuestra organización, la Federación no era más que un programa de igualdad, de búsqueda de la justicia social, de apoyo… «Hemos puesto todo nuestro esfuerzo en mantener esas premisas», resaltó Amarelle.

No obstante, aún queda mucho por hacer. «Tenemos que ser más ágiles, más dinámicas, adecuarnos a los tiempos que corren. El país está actualizando su modelo económico, y nosotras debemos sumarnos a esos cambios, adecuando nuestros contenidos, para lograr una mayor participación de la mujer en la vida de la organización y el país».

En ese afán, añadió, estamos impulsando la inserción de las jóvenes en el servicio militar voluntario femenino; promoviendo su formación vocacional, para que opten por carreras no convencionales. También, estamos perfeccionando las capacitaciones de las Casas de Orientación, para que estén acordes a las necesidades económicas de cada municipio.

«Hay que seguir, a pesar de todas las conquistas. No descuidar las brechas que nos quedan ni los desafíos que tenemos por delante. Debemos ponderar lo que hemos logrado como programa de igualdad y no podríamos hacerlo sin mujeres comprometidas con su tiempo».

(Visitado 13 veces, 1 visitas hoy)

Periódico Granma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *