Encuentran restos de dinosaurio jirafa en Burgos

Según la revista de ciencia Amazings, un grupo de científicos del Museo de Dinosaurios de Salas de Infantes y la Universidad de Zaragoza, en España, descubrieron un nuevo espécimen de dinosaurio perteneciente a la familia de los Europaitian eastwoodi

Se trata de un gigantesco dinosaurio que vivió hace unos 125 millones de años en los inicios del período Cretácico en el continente europeo. El hallazgo se produjo en un yacimiento nombrado Oterio II, situado en las inmediaciones de Salas de los Infantes y Barbadillo del Mercado en Burgos.

Dentro de los restos recuperados del fósil se encuentran un diente, varias vértebras del cuello, la espalda, parte de la cola, los hombros, manos y pelvis. Los huesos más prominentes de estos animales son las escápulas (equivalente a un omóplato), las costillas y las vértebras dorsales.

Según el estudio estos dinosaurios se encuentran en la base de una cadena de evolución de los llamados sonfospóndilos (se refiere a la posesión de huesos con grandes huecos internos).

La característica que más impacto tuvo sobre los científicos fue las proporciones gigantescas de este animal, pues poseía dentro de los hallazgos un hueso de la costilla de 2,1 metros de largo, dos escápulas de 1,65 metros y una vértebra dorsal de 70 cm a pesar de estar incompleta. Otro motivo de impacto en los científicos fue los 114 cm de longitud y 90 cm de alto de las vértebras del cuello. Dicha parte del cuerpo podría duplicar el tronco del dinosaurio pudiendo llegar a tener las dimensiones de la cola.

Los investigadores estimaron que este dinosaurio podría llegar a medir 27 metros de largo, con un peso de 35 toneladas y su cabeza podría llegar elevarse unos 16 metros de altura. A pesar de aparente fortaleza, presentaban lo que los investigadores denominan neumaticidad que son grandes cavidades en el interior de sus huesos que tornaban a dicha estructura una fragilidad asombrosa.

Este dinosaurio formaba parte de los coloquialmente conocidos como ‘dinosaurios jirafa’, entre los que destaca una especie norteamericana denominada Sauroposeidon, cuyas vértebras de cuello son muy semejantes a las de Europatitan.

Los descubridores,  decidieron destacar el homenaje que contiene el nombre científico de Europatitan al conocido actor Clint Eastwood, por lo que decidieron darle el nombre de este cineasta protagonistas de la película El bueno, el feo y el malo.

Por Gianny Peña Apiau

(Visited 21 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *