Parlamento Europeo vota para reforzar lucha contra productos de plástico

Los eurodiputados votaron esta semana para reforzar el plan de la Comisión Europea que pretende reducir la contaminación por plásticos de un solo uso y hacer posible la prohibición de una decena de categorías de estos, que constituyen el 70% de los desechos que se encuentran actualmente en océanos y playas de todo el planeta.

Tras el paso dado por Parlamento Europeo el pasado 24 de octubre, se espera que comiencen a inicios de noviembre las negociaciones entre gobiernos y el Consejo Europeo, que los representa, y el PE y la Comisión Europea para concretar una ley.

El texto, propuesto en mayo último por la Comisión Europea, fue aprobado por los eurodiputados con 571 votos a favor, 53 en contra y 34 abstenciones. Incluye una lista de objetos plásticos de un solo uso a eliminar, entre ellos bastoncillos de algodón, pajitas, platos y cubiertos, mezcladores e incluso pitillos para inflar globos.

Multinacionales que se encuentran entre los principales consumidores y contaminadores de plásticos, como Coca Cola, Nestlé, PepsiCo y Danone, están presionando a los ministerios de Medio Ambiente de los países miembros para modificar la regulación.

Igualmente, el Parlamento Europeo propuso agregar a esta lista productos como los envases de poliestireno de comida rápida o los productos “oxoplásticos”, que supuestamente son biodegradables pero terminan dividiéndose en micropartículas de plástico, que contaminan los acuíferos.

“Cada minuto, una tonelada de plástico inunda nuestros océanos”, comentó la eurodiputada Michèle Rivasi, quien celebró una votación que se dio “pese al fuerte cabildeo de la industria del plástico”.

“Nadie se muere por beber sin pitillo, ¿pero cuántos peces murieron a causa de esos objetos plásticos?”, dijo por su parte la socialista Christine Revault de Allonnes-Bonnefoy.

“El Parlamento Europeo entró en la historia”, manifestó Justine Maillot en nombre de Rethink Plastic, una alianza de ONG para un futuro sin plástico. “Ahora depende de los gobiernos nacionales mantener una alta ambición y resistir la presión de las empresas”, agregó.

Sin embargo, el Parlamento no ha adoptado la prohibición para bolsas de plástico de un solo uso muy ligeras, que fue apoyada por el Comité de Medio Ambiente.

El Consejo de la UE, que representa a los estados miembros, también debe pronunciarse sobre el texto propuesto por la Comisión Europea y ahora aprobado por Parlamento de la UE, que se espera sea aprobado antes de fin de año. Las negociaciones “tripartitas”, según la jerga europea, pueden entonces comenzar entre la Eurocámara, el Consejo y la Comisión para acordar un texto final.

La Comisión busca que se concrete esta nueva norma antes de que finalice su mandato en 2019, para una entrada en vigor después de 2022.

Como parte de esa política, los países miembros de la UE tendrían que formular políticas nacionales para promover el uso de productos que puedan ser reutilizados o reciclados, con el fin de descartar las materias más tóxicas. Ya existen ciertas prohibiciones a nivel de los estados, por ejemplo, en Francia, donde se prohibió el uso de vasos y platos de plástico a partir del 1 de enero de 2020.

Las medidas contenidas en el texto aprobado por los eurodiputados incluyen además la obligación de los países de la UE de reducir en 25% el consumo de envases de alimentos y vasos para bebidas, y en 50% para 2025 y 80% para 2030 los residuos de post-consumo de los filtros de productos de tabaco que contienen plástico.

Además, recolectar por separado el 90% de los envases de bebidas y asegurar que se produzcan con 35% de contenido reciclado hacia 2025, y evitar el uso de productos químicos peligrosos en la composición de los artículos sanitarios.

Asimismo, les obliga a etiquetar correctamente para informar a los consumidores sobre la presencia de químicos preocupantes en ciertos productos de plástico de un solo uso.

Esta semana, se supo que científicos austríacos informaron en un congreso en Viena haber hallado nueve tipos de los llamados microplásticos en todas las muestras tomadas a ocho voluntarios que viven en Europa, Rusia y Japón.

Aunque los investigadores afirman no saber cómo llegó el plástico a las heces, los voluntarios escribieron en sus diarios de alimentación que todos habían comido alimentos cubiertos de plástico o tomado bebidas en botellas de plástico durante la semana previa a la colecta de las muestras, y seis de ellos habían comido pescado de mar.

Tomado de Cubadebate

(Visitado 12 veces, 1 visitas hoy)

Lianne Gómez Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *