Los leones de la montaña son más sociales de lo pensado

Según el estudio realizado por Sinc Mark Elbroch, investigador del Proyecto Puma de la organización Panthera en Estados Unidos, demostró que la  naturaleza reservada  y poco sociable de los pumas es incierta.

Este felino habitaba a lo largo del continente americano convirtiéndolo en uno de los animales más comunes. A principios del siglo XX fue perdiendo su hábitat y la caza furtiva redujo en gran medida su diversificación. Ello conllevó a que los leones  de la montaña redujeran sus poblaciones y se tradujera esta escasez en poco sociables.

El científico junto con un equipo de colaboradores marcó y monitorizó a 13 pumas a los que se les colocaron localizadores GPS. También se instalaron distintas cámaras en el estado de Wyoming (EEUU), ubicadas en puntos estratégicos de alimentación con el fin de observar su comportamiento.

Los resultados revelan que el comportamiento social en esta especie sí está presente e indican cuándo y dónde los leones de montaña se relacionan en la naturaleza. La mayoría de las interacciones se producen en las fuentes de alimento, donde uno de los pumas ha matado un ciervo o un alce. De  esta manera se demostró que un puma permite que otro ejemplar se alimente con él.

Las observaciones demostraron que el felino que daba alimento exhibía tolerancia hacia el que recibía, y ambos se alimentaban de la presa cazada por el primero. Los pumas adultos mostraron mayor tolerancia que los más jóvenes, y los machos se beneficiaron más de este comportamiento, y fueron menos transigentes.

Por Gianny Peña Apiau

(Visited 15 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *