Los científicos están más cerca de resolver el misterio de los “arándanos” marcianos

Un equipo de investigadores estudió formaciones rocosas terrestres parecidas a unos enigmáticos ‘arándanos’ minerales encontrados en Marte.

En 2004 el ‘rover’ Opportunity descubrió en la superficie de Marte pequeñas concreciones de hematita, un mineral compuesto de óxido férrico. La forma de estas acumulaciones minerales hizo que fueran bautizadas como ‘arándanos’ y las convierte en la primera evidencia de la presencia pasada de agua líquida en el Planeta Rojo.

En un intento de descifrar los orígenes de estos ‘arándanos’, un equipo de científicos liderado por el geoquímico Hidekazu Yoshida, de la Universidad de Nagoya, y Hitoshi Hasegawa, de la Universidad de Kochi en Japón, llevó a cabo una nueva investigación, en el marco de la cual se estudiaron formaciones rocosas terrestres, provenientes de Mongolia y del estado estadounidense de Utah, parecidas a los ‘arándanos’ marcianos.

“Si los científicos pueden analizar exactamente cómo se formaron los ‘arándanos’, eso podría ayudarnos a entender cómo era Marte cuando se formaron sus características y qué tipo de vida podría haber prosperado teóricamente en esas circunstancias”, Briony Horgan, científica planetaria de la Universidad de Purdue en Indiana (EE.UU.), comentó al portal Space.com.

Según el estudio publicado en la revista Science Advances, las formaciones terrestres no son idénticas a las de Marte, sino que son menos ordenadas y diez veces más grandes. Además, los investigadores encontraron que parecían haberse formado alrededor de núcleos de un mineral llamado calcita, y que solo en su capa exterior contenían material rico en hierro. A diferencia de sus equivalentes terrestres, los arándanos marcianos parecen estar hechos de hematita en su totalidad, y ya no tienen un corazón de calcita.

Basándose en esas observaciones y unos modelos químicos, los investigadores sugirieron que las inundaciones de agua ácida y rica en hierro acabaron eliminando las estructuras de calcita originales, lo que pudo tomar un largo período de tiempo. Si se logra conocer más sobre este proceso, eso podría arrojar luz sobre la química del agua en los primeros días del Planeta Rojo (lo que revelaría más datos sobre la habitabilidad del medio ambiente), así como sobre lo que le sucedió a su atmósfera, una vez fue más espesa.

Los ‘arándanos’ marcianos son demasiado pequeños, por lo que para resolver realmente su misterio los científicos necesitarán herramientas más sofisticadas que las que se encuentran actualmente en el planeta. El próximo ‘rover’ de la NASA, el Mars 2020, llevará instrumentos con una resolución lo suficientemente alta como para abordar estas cuestiones. Pese a que ese ‘rover’ está programado para visitar un lugar que se encuentra lejos de la llanura donde el Opportunity descubrió los arándanos, no se puede excluir que encuentre más formaciones de este tipo durante su misión.

Tomado de Rusia Today

(Visitado 11 veces, 1 visitas hoy)

Rusia Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *