La influencia de los biólogos en el Monte Cabaniguán

El monte Cabaniguán es uno de los humedales más importantes en la Isla de Cuba. El programa Com.ciencia nos acercó a trabajo de los biólogos en esta zona.

El ecosistema en este lugar, al sur de Jobabo, está comprendido por varias especies animales. Las mismas conforman una fuerte cadena que sustenta la vida en el humedal.

Cada uno de los elementos de este ecosistema son importantes pues los mismo se retroalimentan. La supremacía en la cadena alimenticia la lleva el cocodrilo americano. Estos son los encargados de regular y estabilizar las poblaciones de animales. Pero a su vez, este depende gran medida de ellos para su supervivencia.

Según MSC. Amado Luis Palma, Especialista Principal de la Unidad de Medio Ambiente en Las Tunas, el monte Cabaniguán está compuesto por varios ecosistemas. El mismo está comprendido por las sabanas inundables y los manglares. Estas zonas se catalogan como ecosistemas forestales por vivir durante períodos prolongados de anegación de agua.

Los biólogos lograron caracterizar un humedal auténtico en el mundo presente en nuestra provincia. Se trata del humedal Cenicero, el mismo posee características únicas dentro de su clasificación. Este por los reportes hallados es el único manglar interior sin influencia del mar en el mundo. Ello representa una distinción geográfica para nuestra provincia comparable con el Pico Turquino, así lo refiere Amado.

Manuel Alonso Tabet es una figura protagónica en el monte Cabaniguán, el mismo creó la estación biológica Don Miguel Álvarez del Toro junto con otros biólogos en el año 1997. “Este local en sus inicios fue un rancho y posteriormente se edificó en el año 2000 un local equipado con todas condiciones necesarias para hacer la vida llevadera en el humedal”, así lo refiere Manuel.

La estación la constituyen siete hombres que tienen a su cargo la conservación, los cuales llevan el monitoreo planificado con anticipación. Su responsabilidad no solamente se circunscribe al seguimiento de los cocodrilos sino de todo el hábitat natural de la zona. Dentro de las especies que se estudian, cabe destacar la presencia de una iguana única de su tipo en Cuba y solo presente en este humedal.

Tabet explica que: “Los humedales son regiones muy importantes y de mucho interés, no solo para la preservación de las zonas costeras, sino para la vida, pues si este desapareciera se vería afectada incluso hasta la pesca para el hombre”

Todos los logros de conservación y estudio de las especies se la debemos en gran medida a los obreros que laboran en el monte Cabaniguán. Ellos, con su quehacer día a día, constatan los cambios y los nuevos comportamientos de los animales que conforman el hábitat en el humedal. Es una labor muy sacrificada pero que tiene y tendrá repercusión en las futuras generaciones.

Por Gianny Peña Apiau

Estacion Biologia Don Miguel Álvarez del Toro

Cenicero

(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *