Inimaginable origen de los hobbits

Desde la creación de la épica y fantástica historia del Señor de los Anillos y el Hobbits, escrita por John Ronald Reuel Tolkien, a los lectores le quedó la incertidumbre de dónde habían surgido tantos personajes de singular forma fisionómica.

Años después una excavación en Indonesia desató una polémica controversia pues se encontraron restos humanos en Liang Bua. Este pequeño hombre encontrado por su tamaño y su singular forma fue apodado hobbits.

A raíz de esto la Universidad Nacional Australiana encontró que este Homo floresiensis (hombre de Flores), era una especie emparentada en cierto modo con el Homo Habilis, una especie que vivió en África hace unos 1,75 millones de años, lo que descarta la ascendencia de esta especie del Homo Erectus conocido por vivir en la Isla de Java, una de las islas del territorio indonesio.

En datos de hallazgos más recientes se determinó que el Homo floreriensis vivió en Flores hasta hace unos 45 mil años. Para buscar las semejanzas se escogieron 133 puntos de referencia que se encontraron entre el cráneo, mandíbulas, dientes, brazos y hombros.

Los autores utilizaron modelos estadísticos para el análisis de los datos, dando por sentado que este hobbits no tiene nada que ver con el Homo Erectus y a su vez no es un Homo sapiens malformado.

Por Gianny Peña Apiau

 

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *