Florida: Politiquería en sus venas

Escrito por  Nicanor León Cotayo

En aquel Estado sale a la luz otra maquinación, ahora para atrapar una banca en su Senado. Lo reveló este lunes Fabiola Santiago, periodista del Nuevo Herald, quien atribuyó la conspiración al gobernador, Rick Scott.

Ella recordó que hasta el momento ese puesto ha pertenecido a un ex popular astronauta, Bill Nelson.

Luego de mover sus múltiples influencias, durante las evacuaciones que ocasionó el huracán Rita, y hasta el momento, Scott ha logrado centrar la atención de casi todos los habitantes del territorio.

Fabiola recuerda que este último niega la existencia del cambio climático, y ahora ante las cámaras posa como un trabajador. Pero su fina camisa, hace notar la columnista, lo denuncia como  un hombre blanco y rico.

En Miami, sigue escribiendo, repitió una jerigonza que pretendía ser español, aunque la fauna circundante elogió el esfuerzo. Pero muchos no ven tras las fotos y la televisión que otra vez el gobernador y políticos locales hacen campaña electoral.

Sin embargo, Fabiola enciende las alarmas respecto a lo que considera más despreciable, el control informativo para colocarlo a su lado. Al respecto cita el hecho de que a los periodistas no les permiten asistir a los balances noticiosos donde caracterizan la evolución de los huracanes.

¿Qué les ofrecen para repetir? Según Fabiola, “información controlada a través de un filtro e  incluso manipulada que dan  Scott y sus portavoces”.

Este último, como es de suponer, quedaría ante la opinión pública como un héroe en acción. Pero el Gobernador no es el único que saca provecho de Irma, advierte la columnista.

También, entre otros, un concejal del municipio Miami-Dade, Esteban Bovo, quien se presentó en Palm Springs North y exhibió un espectáculo de supuesta limpieza de basura.

Para completar esa grotesca imagen, sus ayudantes iban vestidos con brillantes camisetas anaranjadas que decían en español e inglés: “Equipo Bovo”.

Entonces el Nuevo Herald puntualizó algo muy incómodo que subraya: Los residentes de Palm Springs North “han aprendido a no tener a su disposición servicios  gubernamentales”.

¿Dónde radica el significado mayor de este nuevo episodio? Que Florida asimiló la politiquería como un ingrediente más de su cultura.

Tomado de Cuba Sí

(Visited 5 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *