¿Dónde jugarán los niños?

Parques infantiles una alternativa para los niños tuneros.

Disfrutar en un parque infantil de la alegría, la inocencia y las travesuras de los niños representa para muchos una remembranza de su tiempo. Padres y abuelos desean para sus pequeños la mejor de las diversiones en parques confortables. Pero ¿se encuentran en óptimo estado los equipos de estas instalaciones? ¿Las áreas de juego se explotan al máximo para la recreación? ¿Y las ofertas gastronómicas en estos espacios, son suficientes? Sin dudas, preocupa hoy a la familia tunera las condiciones y subutilización que presentan los parques infantiles de la provincia.

Actualmente, hasta “El mundo de los niños (“Los Caballitos” de la Feria), La Cubana, el gran complejo recreativo Parque de Diversiones y el Zoológico, llegan los niños en busca de juegos, diversión y confituras. Sin embargo, en la mayoría de estas instalaciones y en otros parquecitos de las comunidades, los equipos de juego no funcionan y los que aún trabajan necesitan repararse pues son muchos los años de explotación. De igual manera, la variedad de ofertas gastronómicas deja muchos sinsabores y los recursos destinados para su restauración no se tienen en tiempo, además de ser insuficientes.

En el mayor complejo recreativo de Las Tunas el Parque de Diversiones y el Zoológico la organización y limpieza de sus áreas verdes es evidente. Pero, resaltan a la vista el deterioro y oxidación de techos, carpintería e interiores de la cremería, cafetería y los equipos de juego, por la falta de los colores de pintura adecuados para el parque. Igualmente el trineo en reparación capital afronta la morosidad de algunas de las piezas principales.

Un total de 110 mil pesos cubanos fue el presupuesto asignado en este 2017 para todo el Complejo recreativo. Insuficiente para el nivel de recursos que demanda la instalación y que solo alcanzó para la reparación de los exhibidores de los primates que se encontraban completamente deteriorados. Aparejado a esta situación, también preocupa la cantidad y variedad de las confituras y helados dentro del parque.

Resulta penoso el estado del parquecito de la calle 7 ubicado en el reparto Buena Vista de la ciudad. La falta de pintura, cercas perimetrales, bombillas para la iluminación, piezas de repuesto y herramientas de trabajo atentan hoy contra la preservación de este  parque infantil. Igualmente, a pocas cuadras del parque de la calle 7 se encuentra el parquecito “Toqui”, construido décadas atrás por iniciativa de los propios vecinos. De este lugar también se apropia las indisciplinas, el deterioro y el olvido.

¿Quién lleva las cartas en este asunto? Concluye el curso escolar, la etapa estival se acerca y ¿qué estrategias se emprenderán para resolver o aliviar al menos esta problemática? Mantener y aprovechar estos espacios resulta esencial, así lo demanda la familia. Si la intención de los organismos responsables es iniciar el verano con las instalaciones recreativas listas para los niños; apremia adoptar las decisiones correctas y las medidas necesarias en el manejo de los recursos destinados a la reparación de estos espacios en la provincia.

No hay que esperar a que los parques infantiles, ni ninguno de otro tipo, alcancen este estado deplorable. Resultaría mucho más fácil mantener lo construido que luego restaurar lo abandonado. Urge entonces implicar a las instituciones capaces de revitalizar estos espacios. Motivar a la comunidad al cuidado y no lo contrario, siempre pensando en el crecimiento saludable de nuestros pequeños, el futuro de este país.

Por Liliana Guerra Abad

(Visited 35 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *