Verdaderos ejemplos de periodismo en Cuba

Los retos que se enfrentan en el ejercicio del periodismo son diversos. En la actualidad cubana pareciera que no muy difícil realizar esta profesión. Desastres naturales, como ciclones, sismos, sequías extremas, solo son algunas de las más complejas realidades a las cuales le damos cobertura periodística.

Sin embargo el apego a la veracidad y la objetividad, la reflexión oportuna y equilibrada, constituyen verdaderos desafíos que conseguimos vencer gracias al ejemplo de grandes hombres, como José Martí, Fidel Castro y uno muy cercano Félix Elmuza  Agaisse.

Ese joven periodista graduado de la Escuela de periodismo Manuel Márquez Sterling era uno de los expedicionarios del Granma. El morito como también se le conocía fue el quinto  en enrolarse  en la tripulación del destacamento revolucionario que venía a liberar a Cuba de la tiranía Batistiana.

Muy poco duró el sueño de participar en la expedición que traería, un primero de enero, la ansiada libertad para la Mayor de Las Antillas. La gloria, fue tan solo 17 días, de ellos 7 en el mar y 7  en el monte. Este periodista  le había escrito a su hermana  “pronto estaré  en Cuba por la libertada de nuestra patria”, no pudo ver el triunfo revolucionario, aunque sus compañeros y los que después se sumaron a la lucha armada en la Sierra lo supieron hacer para orgullo de las nuevas generaciones de cubanos.

Félix había confesado ya sus amigos en México que iba a “sacar de nuevo los hierros periodísticos”,  cuando estuviera en Cuba luchando, para en algún momento de calma, convertirse en el cronista del destacamento revolucionario. Aunque desde el exilio venía desarrollando una callada y riesgosa misión.

 Félix Elmuza nunca renunció a su labor noticiosa  para convertirse en luchador, fundador del Ejército Libertador, guerrillero y revolucionario, sino  que llegó a esas alturas como hombre orgulloso de su vocación reporteril. De ahí que, como aparece en el libro de Luis Hernández: El Quinto Expedicionario, al morir este combatiente,  entre sus ropas llevara, como prueba de amor a la profesión,  una tarjeta con cuatro palabras: Félix Elmuza, periodista colegiado.

Hoy, el morito,  está entre los nuevos profesionales de la prensa que entregan cada día lo mejor de sí en su labor que puede ser; desde un trabajo comunitario integrado, o realizando un interesante documental, lo meritorio es ejercer esta noble misión con la misma entrega del primer día.

Por Yelenis Fernández García

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *