Los desafíos del clima en el 2018

Una nevada que ha caído en Ain Sefra (Argelia) ha dejado el desierto del Sáhara cubierto por un manto blanco durante unas algunas horas. Por  tercer año consecutivo nieva en esta región conocida por su calidez. Un hecho insólito que nos deja imágenes curiosas y dignas de admirar. Ese espectáculo poco frecuente constituye una muestra de los efectos del cambio climático que empeorará en este 2018.

Cada vez, estamos viviendo eventos más extremos de clima, incluso, se están batiendo récords de temperaturas extremas y anomalías climáticas, como la que ocurre en los Estados Unidos, por estos días, ante la presencia de un ciclón de aire de frío extremo, proveniente de Canadá y el Ártico que se ha extendido a la costa este de Estados Unidos acompañado de vientos muy fuertes.

Así mismo más de 180 millones de personas en África subsahariana podrían morir como resultado del cambio climático para fines de siglo. Advierte la Agencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente(UNEP),  debido al futuro del tercer continente más poblado del mundo.

La UNEP además alerta sobre el aumento del nivel del mar causado por este fenómeno expondrá a millones de personas que viven en las ciudades costeras.

La preocupación en este sentido es válida pues tanto la  ola de frío, asociada al cambio climático, provocó también que las Cataratas del Niágara se congelaran. Otro suceso ocurrido debido a las bajas temperaturas y que miles de personas admiraron por la belleza del hecho, pero que nos debe poner a reflexionar sobre las acciones que ya se deben concretar para revertir la actual situación internacional.

En estos sucesos tienen los seres humanos mucha responsabilidad.  Y es que si bien, son fenómenos de variabilidad climática, se intensifican por el aumento del calentamiento del planeta, ocasionado, entre otros factores, por las emisiones a la atmósfera de grandes cantidades de gases de efecto invernadero.

El Dr. Richard Munang, Coordinador Regional del Programa de Cambio Climático en África, en un análisis publicado recientemente y el cual cito a propósito, declara que estos  hechos como inundaciones, incremento de  ciclones, huracanes, temblores de tierra, bajas temperaturas, entre otros sucesos revertirían significativamente los logros económicos y de desarrollo alcanzados en las últimas décadas en varias regiones de la tierra; además de que conllevarán importantes daños a las infraestructuras, perdiéndose lugares turísticos y exponiendo a la población a lidiar con problemas de salud y con un aumento del precio de los alimentos.

“La ciencia sobre el cambio climático es clara”, sostiene Munang, y los mandatarios necesitan tomar medidas colectivas contra sus efectos inminentes en el 2018.

Es imperioso que el liderazgo internacional no solo promueva un pensamiento progresivo y políticas prospectivas, como el histórico acuerdo de París, sino que encabece una eficaz  batalla contra este proceso que deteriora cada vez más la vida en nuestro planeta.

Por Yelenis Fernández García

(Visitado 44 veces, 1 visitas hoy)

Yelenis Fernández García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *