Moda para el sol, ¿llegó para quedarse?

Dicen que con los años la moda siempre regresa.  Varía según el país, el clima e idiosincrasia. En ocasiones se puede contemplar en las calles vestuarios similares a los que han sido solamente diseñados para pasarelas, o ropa de invierno en pleno verano, pero como la moda es así, nada resulta extraño.

Hace un tiempo se podía considerar un anacronismo las personas bajo un sol radiante vistiendo suéter, gorros y guantes. Un hombre con sombrilla, era un tabú, pues se consideraba un implemento  distintivo de las mujeres.  Ya nada es insólito, no es solamente cuestión de moda, sino que ese hábito se ha convertido prácticamente en una necesidad, para prevenir afecciones por la exposición a los rayos ultravioletas.

Los daños que provoca el sol sobre el cuerpo suelen ser acumulativos, lo que indica que las radiaciones a que nos sometemos durante la niñez y la juventud se refleja con el paso de los años. Provocando que los trastornos dermatológicos se manifiesten más desde los 40 hasta los 70 años de edad.

La piel se clasifica en seis fototipos diferentes, según la sensibilidad y resistencia a las radiaciones ultravioletas.  Los menos receptivos son el tipo uno y dos pues se queman y nunca llegan a broncearse, el tipo seis es la piel de color negro que brinda mayor protección.

El buen vestir, ha tenido que dar paso a la creatividad, los especialistas aconsejan estar lo más cubierto posible desde las 9 de la mañana y las 5 de la tarde, siendo el horario del medio día donde la incidencia de los rayos solares se considera más perjudicial para piel.

Entre los efectos negativos que provocan los rayos ultravioletas sobre la cubierta protectora de nuestro cuerpo, están  el envejecimiento prematuro, irritación, arrugas, ampollas, manchas, pérdida de elasticidad y cáncer de piel entre otras afecciones.

Las playas constituyen el espacio ideal para exhibir las curvas, los trajes de baño femeninos han ido variando con el tiempo, en sus inicios,  eran similares a la ropa de andar por la calle. En la actualidad el bikini y el hilo dental son los más usados, pero entre los bañistas se ha extendido el uso de pulóver, gorras, pamelas, gafas, sombrillas para apaciguar un poco las inclemencias del sol, pues en los meses de verano en Cuba las temperaturas aumentan de forma considerable.

Teniendo en cuenta el llamado Estilo Retro, que remota gustos y modas de antaño, y considerando los perjuicios que los rayos ultravioletas pueden provocar.  No es de dudar que muy pronto los diseñadores guiados por esta tendencia en el caribe, creen modelos donde se cubra una mayor parte del cuerpo y no se pierda la magia de mostrar la figura y a la vez brinde mayor protección, así podrán ir de la mano Moda y Salud.

(Visited 61 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *