Mirada al quehacer cultural tunero

Contribuir a elevar la espiritualidad de la población constituye el mayor aporte del sector de la cultura en cada calendario y el 2017 no fue la excepción.

Susceptible de perfeccionarse, como toda obra humana, trasciende el sistema de eventos del territorio en el empeño de incrementar el nivel cultural de nuestros coterráneos.

Válido resulta destacar la labor comunitaria en los municipios, fundamentalmente en zonas rurales, y el trabajo con los aficionados en las diferentes manifestaciones del arte.

En materia de defensa de la identidad cultural vuelve a ser mención obligada la Jornada Cucalambeana, que celebró su edición 50,y emergió como ese gran evento enaltecedor en primer término de la décima, tanto en su vertiente escrita como en la oral.

Refulgieron las artes plásticas en los pasados doce meses con múltiples exposiciones y certámenes que dignificaron diversos estilos y tendencias, además de trascender de manera especial el cumpleaños cuarenta del movimiento escultórico tunero y la Fuente de las Antillas quedó al fin restaurada.

En el séptimo arte continúa in crescendo la aspiración de elevar la apreciación cinematográfica entre los espectadores y el cine teatro Tunas celebró su aniversario 70.

En el plano patrimonial se inscribe como algo loable la reapertura de importantes salas en varios museos de la provincia y el enriquecimiento de los fondos documentales de la época de la colonia en el Archivo Histórico de Las Tunas.

La música brilló en varios géneros a través de eventos de la Asociación Hermanos Saíz, dígase el denominado “Entre música”, defensor de la trova entre los jóvenes; mientras que la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, impulsó junto a la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Barbarito Diez”, festivales como el que honra al Príncipe del Danzón y la Jornada de Concierto que contó con la presencia de personalidades como el Maestro Guido López Gavilán, Premio Nacional de Música 2015.

En el ámbito literario los vítores son para La Feria del Libro, urgida, no obstante, de mejor organización para la venidera cita, en tanto el XI Concurso Nacional de narrativa “Guillermo Vidal” premió esta vez al escritor matancero Ulises José Rodríguez Febles, autor de la novela “Las últimas vacas no deben morir”.

El mundo de las tablas aportó la edificante noticia del triunfo en México del Grupo “Total Teatro” con la obra “Manteca” y el aniversario del Guiñol “Los Zahoríes”, celebrado en la comunidad debido al lamentable estado de su sede que pronto ha de ser reconstruida. Por otra parte fue exitosa la bitácora trazada por la obra “Superbandaclown” de “Teatro Tuyo”, de gira por el centro del país y presente en el Festival escénico de La Habana, a la vez que el “Ánfora” continuó su camino revitalizador del milenario arte del ilusionismo.

Son detalles que, en apretada síntesis, ofrecen apenas una muestra de lo hecho en el lapso de un año, etapa en que la UNEAC en Las Tunas celebró su cumpleaños 30,  y se apresta como organización de la vanguardia creativa territorial a proponerse mayores retos en el año recién comenzado.

Por Anybis Labarta García

(Visited 69 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *