Más que mil palabras

La imagen impactó en las redes sociales, recorrió el mundo, pero lo más importante, removió el alma. A Martí lo resguardó allí, al lado izquierdo del pecho, donde late con fuerza el corazón.

Se trataba del hombre que estaba en su escuela, al lado de la bandera. Lo vio en el mar, rodeado de escombros, de suciedad, y supo al instante que  no podía dejarlo abandonado.

Fue Jorgito el niño protagonista del momento de ternura que recoge la foto, quien invita a los cubanos que perdieron mucho, o lo perdieron todo, a recuperarse, a seguir adelante.

Encontró a Martí vísperas de su sexto cumpleaños y lo aferró a su pecho con orgullo sano y junto a la compañía de su madre, uno de los seres más importantes en su vida.

Su pueblo de mar, Punta Alegre, en Ciego de Ávila, quedó devastado por el ciclón, pero su actuar llevó a la mente de todos sus coterráneos un halo de fe, de esperanza. Ya escribir no es necesario porque una imagen vale más que mil palabras.

Por Gianny López Brito

(Visited 32 times, 1 visits today)

Deja un comentario en: “Más que mil palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *