Martí por siemrpe

 

Dicen que aún permanece intacto el rumor del monte, dicen que todavía de Playita a Arroyo Hondo, los últimos lugares que recorrió a pié, se pueden escuchar sus pasos, se puede sentir su presencia sobre la hierba mojada.

Y es que aquel 19 de mayo de 1895, una mala quiso matarlo pero no lo logró y Martí se nos hizo interminable.

Sus palabras, sus versos, su amor a la Patria, a la familia, a sus semejantes, lo convirtieron en hombre universal, en un hombre para todos los tiempos. Así lo demostró El Maestro en cada discurso, en cada poema, en cada acción.

En todas sus ideas estuvo siempre una enseñanza para la vida, para el futuro que debemos conquistar cada día, paso a paso. Por eso confió en los niños y en las niñas a quienes calificó como los que más saben querer al ver en ellos la esperanza del mundo.

A 123 años de su caída en Dos Ríos Martí pervive. Toca a cada uno de nosotros no dejarlo morir, mantener su presencia entre cada buena acción que realicemos, en cada decisión que tomemos porque al Apóstol debemos sentirlo y recordarlo todos los días.

 

(Visited 4 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *