A los aficionado tuneros

Cual vigorosa semilla, que brota en terreno bien abonado, se muestra en Las Tunas la labor de los aficionados en las diferentes manifestaciones de la cultura.

En el año en que se celebran las cuatro décadas de la creación de las Casas de Cultura en nuestro país, resulta poco lo que pueda decirse en torno al rol de los instructores de arte de ayer y de hoy.

Son ellos los verdaderos protagonistas de esta hazaña, los hombres y las mujeres que iniciaron el trabajo con niños y adultos y hoy aprecian frutos como el grupo “Orígenes”, del municipio sureño de Colombia.

Es ese un colectivo cuya calidad se hace patente en lauros nacionales, entre los que sobresale el obtenido en el Concurso Eduardo Saborit de música campesina y es, tan solo, un ejemplo.

Aficionados de toda la provincia mostraron su quehacer en la gala titulada “Un brindis por el arte”, devenida también ocasión idónea para distinguir a imprescindibles y destacados.

Los nombres de Benerado Segura, al frente de esta labor formadora en el Centro provincial de Casas de Cultura; y de Aleyda Beft, una veterana aficionada de raíz caribeña, prestigiosa docente universitaria por más señas, son dos muestras de entrega consagrada al movimiento aficionado.

El espectáculo de marras resumió el quehacer en todos los municipios en cuanto al talento no profesional, ese que brilla en barrios y comunidades y alegra la cotidianidad del cubano.

Con la dirección artística de Anays Ray y la conducción de Tania Rondón, “Un brindis por el arte” fue concebido para honrar a aquellos que tornan fuerte al devenir de los aficionados. A todos los que lo resguardan, a buen recaudo, para el futuro.

(Visitado 29 veces, 1 visitas hoy)

Anybis Labarta García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *