Leñadores de Las Tunas y el sueño aplazado

He dejado pasar a conciencia unas horas para calmar los ánimos y emociones del día y al menos tratar de hacer un análisis lo más objetivo y desapasionado posible sobre la histórica actuación de los Leñadores de Las Tunas en la recién concluida 57 Serie Nacional de Béisbol.

Primero afirmo con total convicción que no considero sano y mucho menos justo culpar a un solo jugador, por más errada y polémica que pueda ser la decisión tomada, de haber perdido el campeonato.

Play off: Claves para un sexto acto de vida o muerteNótese que rehúso usar la palabra derrota, Las Tunas puede haber perdido un juego que a la postre significó perder el campeonato, pero bajo ningún concepto creo que la actuación de los Leñadores sea sinónimo de decepción, capitulación o fracaso.

Yosvani Alarcón pudo a la luz del resultado final, haberse equivocado, habría que ver cómo pensaríamos de haber llegado quieto a la segunda almohadilla, pero eso no echa por tierra su excelente actuación en toda la temporada que a la postre nos trajo hasta este momento.

Esa hora mágica en que rozamos el triunfo, y por ende la gloria con la punta de los dedos, es y será hasta que logremos superarla nuestra próxima meta.

Semifinal Las Tunas-Industriales: Terremoto tunero en la capitalMe quedan dos sospechas que con las horas se convierten en convicción y deben servir para cimentar el trabajo futuro del béisbol en la provincia.

Primero la preparación física y mental que este año diseñaron los entrenadores y preparadores del elenco tunero fue acertada y el resultado es evidente.

Las Tunas tiene madera para más y lo demostraron en cada juego que todos daban por perdido y fueron luego silenciados con magistrales remontadas, gracias fundamentalmente a su poderosa artillería.

Ustedes con cada batazo, con cada jugada magistral han colocado a la provincia en el entorno mediático nacional y su actuación respetuosa y firme les ha ganado las palmas y simpatías incluso de muchos detractores y contrarios del resto del país.

Los Leñadores nunca dejan de creer en la victoria y van por la coronaLos nombres y apellidos de Alarcón, Viñales, Danel Castro, Larduet, Jhonson, Ayala, Paumier y Yoelkis Cruz han dejado de ser patrimonio de la dimensión beisbolera que por estos días rodeó al “Julio Antonio Mella”, para rivalizar en la preferencia de los muchachos que ahora también los usan junto a otros tan en boga como Messi o Cristiano Ronaldo.

Y segundo, los Leñadores nos han regalado unas jornadas llenas de emoción y orgullo como pocas en esta parte del país, por desgracia no exento de discriminaciones y fatalismos geográficos. Solo por esto habría que agradecerle eternamente a Pablo Civil y sus discípulos.

Gracias por hacernos soñar y descubrir que esos sueños no solo son realizables sino también necesarios para continuar avanzando, creemos y confiamos en que las mejores historias de los Leñadores aún están por escribirse.

No voy a caer en el ridículo de no reconocer la valía del contrario. Granma ganó en buena lid y es el Campeón indiscutible de la pelota cubana, pero los Leñadores se han adueñado de nuestros corazones. ¡Muchas felicidades!

(Visited 261 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *