Leñadores de Las Tunas ¿Soñar en verde y rojo?

El 17 de enero de 2018 será recordado en Las Tunas como una fecha histórica. Los Leñadores han inscrito su nombre con letras mayúsculas no solo en la historia del béisbol local, sino en la de las series del pasatiempo nacional.

Eliminar a un rival de la talla de los Industriales de la capital viniendo de abajo en todas las ocasiones  y una de ellas incluso en el Latino con más de 50 mil espectadores en contra, es una tarea digna de encomio.

En el Mella, salvo en contadas ocasiones, el público tunero supo comportarse a la altura ofreciendo un espectáculo vistoso como caracteriza a nuestro béisbol, matizado por la sana rivalidad que no debe estar reñida con la disciplina.

Mención aparte merece la cobertura mediática que han tenido las dos semifinales de los play off.

Amén de las perlas que hemos escuchado por estos días en varios medios nacionales,  enfatizando de manera excesiva el favoritismo de Matanzas sobre Granma y la falta de voluntad de Las Tunas para preparar a tiempo el Mella ante la urgencia de celebrar los juegos pendientes, creo que de forma general la ética y profesionalidad todavía dejan mucho que desear en cuanto a preparación e imparcialidad para asumir una trasmisión televisiva que se realiza para todo el país y gran parte del mundo.

No obstante, granmenses y tuneros seguiremos derrumbando mitos y escribiendo nuestra propia historia más allá de los pronósticos y vaticinios de la gran prensa especializada.

Por Las Tunas loable la actuación de su mánager Pablo Civil, a quien se le podrán criticar algunas decisiones, pero lo cierto es que el mentor tunero ha sabido ser consecuente con sus declaraciones.

Cuando al regresar del Latino y con Las Tunas contra la pared y declaró su confianza total en el equipo que lo había traído a discutir un sexto juego en el Mella, no fueron pocos los escépticos. En iguales términos se expresó Civil cuando este reportero sugería cambios en la alineación para minimizar la sequía que padecían Alarcón y Viñales.

Sus muchachos respondieron, y de qué manera, a las expectativas, y gracias a esa confianza y el renovado poder de sus Leñadores, Las Tunas va a discutir por primera vez en su historia una final de la Serie Nacional de Béisbol.

Muchas felicidades a nuestros Leñadores, a las autoridades que han sabido premiar el esfuerzo extraordinario de sus jugadores, a las familias que son la retaguardia segura y artífices también de cada éxito y, sobre todo al pueblo de Las Tunas, que ha sufrido con sus derrotas y celebra hoy una sonada victoria como pocas.

(Visitado 94 veces, 1 visitas hoy)

Yoe Hernández González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *