La solidaridad de los cubanos se impone ante los embates de Irma

La solidaridad es una de las principales virtudes que caracteriza a los cubanos. En tiempos de crisis las acciones de compañerismo y buena voluntad se multiplican en cada casa.

Rosario Parra Ronda es una de los cientos de puertopadrenses que pusieron su vivienda a disposición de sus vecinos.

“Charo” es anfitriona de siete familias, un total de 14 personas incluidas una embarazada y un niño menor de un año, que encontraron en su casa resguardo seguro contra los embates del huracán Irma.

Rosario cuenta a VisiónTunera cómo desde pequeña experimentó estas muestras de apoyo en el seno de su familia. “Cuando niña vi a mis padres acoger a las personas cuando se producían fenómenos como este. De hecho, recuerdo que durante el ciclón Flora esta casa estuvo funcionando como el albergue número dos de Puerto Padre y cobijó a 67 personas”.

Todos se intercambian las tareas.
Todos se intercambian las tareas del hogar.

Intercambiar las responsabilidades del hogar es una tarea que de forma espontánea les ha permitido compartir y estrechar sus lazos.

“Siempre nos hemos llevado como familia y por eso yo jaraneo con ellos, y les digo: a ti te toca esto, a ti comprar la mermelada para las meriendas, etc. Todo el mundo se involucra en la cocina, en las labores de limpieza, así que cada uno hace su parte y cada parte forma un todo de organización, de amor, de sinceridad y aunque sabemos que es un momento difícil tratamos de pasarlo lo mejor posible.”

La solidaridad es inherente a los cubanos en tiempos de crisis.
La solidaridad es inherente a los cubanos en tiempos de crisis.

Mientras Irma se aleja del país con su carga de destrucción, miles de viviendas como las de Charo se fusionan en una sola familia para imponer su voluntad solidaria contra el infortunio.

Por Yoe Hernández González

(Visited 21 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *