Jardín de la infancia favorecerá hijos de docentes tuneras

Donde naciera el mártir tunero Israel Marrero hoy se levanta un jardín de la infancia. Meñique será el nombre de este centro que acogerá a 95 niños y niñas hijos de madres trabajadoras del sector educacional.

Esta iniciativa que retoma la Dirección Provincial de Educación en Las Tunas debido el creciente número de docentes con menores entre 1 y 5 años y el reducido número de plazas para ingresar a los círculos infantiles constituye una agradable noticia que beneficiará a los trabajadores del sector.

En la provincia existen ya tres casitas infantiles ubicadas dentro de centros educacionales con todas las condiciones que requiere la atención a los pequeñines, solo los padres deben llevarles la merienda y el almuerzo, el resto lo pone Educación. Con el mismo horario de un circulo y los materiales para desarrollar el proceso de aprendizaje en estas primeras edades.

Ahora se adapta un local para abrir en los próximos días un jardín de la infancia en Las Tunas. La diferencia está en los servicios de alimentación que los presta el organismo rector, unido a todo lo anterior citado (catres, materiales de avituallamiento, docentes, escolares, y otros útiles necesarios para la limpieza de la institución.)

La motivación del colectivo integrado por 26 mujeres las impulsa a crear  con cajas de cartón, pomos plásticos y recortes  juguetes, y otros materiales didácticos imprescindibles para el desarrollo de habilidades en estos años de vida.

Los obreros de la brigada de reparación de educación ajustan las luminarias, levantan un lavadero, enchapan la cocina, trasladan los estantes. Se dan los toques finales en el repello y la pintura de los locales.

Diannis Batista, directora de este jardín comentó que desde que inició el curso escolar ellos están preparando las condiciones y junto a los constructores, quienes alistan los últimos detalles para abrir próximamente sus puertas.

Este proyecto sin dudas novedoso pondera el significado que tienen  estos primeros años para el desarrollo pleno del ser humano, en los cuales se apropia de los conocimientos, hábitos y habilidades. Es esta la edad donde, aunque no se entiendan muchas cosas, empieza con el saber la vida.

De ahí que los círculos, casitas y jardines se convierten en el eslabón primero del Sistema Nacional de Educación.

(Visited 10 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *