La obra de la vida

Hace unos días estuve disfrutando de un helado en la cafetería aledaña a la emblemática Fuente de Las Antillas. Era de noche y llovía y el agua de la fuente en formas armoniosas que subían hacía un hermoso contrapunteo con el agua regalada por los cielos. Creo que quien pensé en Las Tunas, desde aquí o desde allá, recibe en su mente como imagen primera esta fuente que ha acompañado a crecer a muchos tuneros que nos hemos distraído en sus orillas, muchas veces, los más pequeños, locos por mojarse en ese afán inocente y perpetuo de la infancia de jugar con agua.

Los tuneros hemos visto a la fuente en todas sus etapas las buenas, las malas, las feas, las bellas, las mojadas, las secas pero lo cierto es que estas figuras emanan en arabescos mágicos que para siempre se dibujan en nuestro corazón.

Salieron de las manos de Rita Longa Aróstegui importante escultora cubana, considerada figura cimera de esta manifestación en el siglo XX. Premio Nacional de Artes Plásticas en 1995.

La Fuente de Las Antillas  se inauguró el 24 de febrero de 1977, durante el Tercer Encuentro Nacional de Escultores. Rita Longa, quien fue una asidua visitante de Las Tunas, había pensado situarla en otros lugares del país, pero optó por esta ciudad, que la tiene como uno de los símbolos culturales de su pueblo –explica en un artículo el periodista  Juan Morales Agüero.

Se compone de cuatro figuras humanas que sostienen en alto una calabaza, mientras a sus pies yace una joven que representa a la isla de Cuba rodeada de elementos marinos y simbolizadas en coral figuran Haití, Santo Domingo, Puerto Rico, Jamaica e Isla de Pinos.


Tras una ardua y prolongada labor de restauración ejecutada por los creadores Nover Olano y Pedro Escobar, culminada en el 2017,  la fuente recobró su esplendor de antaño.

 

 

Obras de Rita Longa ilustran diferentes parajes de Cuba: la representación monumental del grupo familiar de venados que se puede observar a la entrada del Parque Zoológico de La Habana; también en la famosa bailarina del internacionalmente conocido cabaret Tropicana; en la imagen de la llamada Virgen del Camino, que hoy es el símbolo del municipio capitalino de San Miguel del Padrón, o la aldea taína de Guamá, en la Ciénaga de Zapata, al sur de Matanzas, en Luyanó, la mariposa de Ciudad Libertad, por solo mencionar algunas de las más conocidas –destaca ECURED.

A lo largo de sus prolíficos 88 años de vida, la escultora participó en más de diez exposiciones colectivas en Nueva York y también en otros países de Europa y el Caribe, además de diversas muestras personales organizadas en Cuba desde fines de la década de los años 20 hasta 1997.

Del 27 de mayo al 16 de junio se realizará en Las Tunas la XII edición de la Bienal de Escultura Rita Longa. Dos grandes piezas de mármol y cuatro en metal se prevé realizar durante el evento que se emplazarán luego en el Parque Temático. Los artistas están trabajando al igual que todos los implicados en la logística de la cita en la que se espera la presencia de reconocidos escultores del país- informa Tiempo 21.

Lamentablemente el 29 de mayo del 2000 Rita Longa desapareció físicamente pero su gran arte diseminado por toda la isla inspirará siempre a los creadores cubanos y confirma la frase martiana La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

(Visitado 67 veces, 1 visitas hoy)

Tahani Martínez Rivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *