La Guerra que se nos hace: un libro de amor para el combate (+VIDEO)

Con su autor, el profesor, escritor y ex agente de los Órganos de la Seguridad del Estado cubano, Raúl Capote Fernández, dialogamos.

Presentado hace apenas unas horas en la capital cubana, el libro “La Guerra que se nos hace” alude al amor como principal arma de los revolucionarios para enfrentar esa guerra cultural, de símbolos, de pensamiento que se nos hace y que a pensamiento, al decir de Martí, habría que ganarla.

Una primera valoración de “La Guerra que se nos hace”

El libro nace después de los encuentros que sostuvimos después de la denuncia de las Razones de Cuba en 2011 con universidades, centros de trabajo y sobre todo encuentros que tuvimos con muchos jóvenes en muchos lugares del país.

Y nos dimos cuenta que había un grupo de conocimientos, un grupo de temas que eran poco manejados, poco conocidos, sobre todo por las generaciones más jóvenes. Y el libro nace de allí, de la idea de llenar un poco esos espacios. Convertirlo un poco en un material que sirviera de ayuda en la guerra que se nos hace.

El libro incluso, empieza así, por contar la historia de uno de esos encuentros donde una estudiante me cuestiona un grupo de ideas, un grupo de cosas de las cuales yo estaba hablando.

Yo me doy cuenta, además que cuando le hablaba muchas veces de la CIA no sabían de que le estaba hablando, para ellos era algo muy lejano, casi siempre la visión que tenían de la CIA estaba relacionada con atentados, mas con la acción terrorista que con el tema este, de la guerra de los símbolos, la guerra cultural, de esa guerra que también nos hacen con tanta fuerza durante tanto tiempo.

Esa era la dinámica, aunque después me pareció interesante incorporarle un grupo de temas más: como había sido la génesis de ese enfrentamiento en el tema de Cuba, el papel que Cuba había jugado, quizás en la historia, por primera vez enfrentando una guerra cultural.

El libro es parte también de una investigación que estoy haciendo  sobre ese tema. Como en la guerra del 95 cuando Martí prepara la Guerra Necesaria también el imperio se está preparando para dominar a las antiguas colonias españolas y todo el esfuerzo que empiezan a hacer para ganar primero, el combate de los símbolos.

Cómo cambiaron incluso, dentro de los Estados Unidos la imagen acerca de los combatientes revolucionarios cubanos. Cómo convertir una isla insurrecta en una isla pacifica, dócil, fácil de manejar y sobre todo, convencer a la opinión pública norteamericana de la justeza de lo que pensaban hacer.

Y Cuba tuvo esa experiencia, como la tuvo Puerto Rico, como la tuvo Filipinas, de enfrentar ese primer intento de guerra en el terreno de las ideas.

La Guerra que se nos hace: un libro de amor para el combate
La Guerra que se nos hace: un libro de amor para el combate

También el libro trabaja a través de sus páginas de cómo lo hicieron en Europa, cómo llevaron la guerra contra el socialismo en Europa del Este, cómo lo hicieron incluso dentro de Estados Unidos con el movimiento de la contra cultura que es bien interesante, como lograron transformar todo ese movimiento de lucha por los derechos civiles, contra la guerra de Viet Nam, cómo lograron convertirlo en un movimiento Light, cómo lograron convertir a muchos de los sectores más beligerantes de aquel enfrentamiento en comercio, en hechos del mercado, como el movimiento de la música rock.

El libro trata también cómo se construyó la prensa, estos grandes medios de prensa, quizás un tema que merezca un libro, que merece profundizar mucho mas. Cómo nacieron las agencias de prensa europeas, muchas agencias que la gente considera hoy como libre y demás.

Cuál fue su génesis, cómo fueron creadas por la CIA en determinados momentos, cómo compraron a los periodistas, como compraban a los grandes intelectuales de Europa para que participaran en ese enfrentamiento al socialismo, como utilizaron el cine  (…) que jugó un papel muy importante en la construcción del capitalismo norteamericano y la imagen que quieren venderle a todo el mundo.

Hago referencia también a los niveles que ha alcanzado de penetración la cultural norteamericana en todas partes, lo positivo que eso tiene, lo que puede aportar de positivo y lo que puede aportar de negativo. (…) Y cómo yo creo que se debe enfrentar eso: qué podemos hacer para tener un contra plan al plan que tiene el imperio trazado para acabar con la Revolución Cubana.

¿Por qué dedicado a la juventud cubana?

El  libro con toda intención esta hecho como un arma de combate, es decir, este es un libro hecho para combatir. Fue lo que me propuse, un libro de un maestro cubano hecho para sus estudiantes.

Está escrito de la manera más sencilla posible, traté que fuera comprensible para todos. Y espero que sea útil, que realmente les sirva para enfrentar esta guerra.

El libro habla de guerra, pero todo el tiempo alude al amor. ¿Cómo entender esa contraposición?

Yo creo que es el arma fundamental que tenemos los revolucionarios. Es nuestra arma de victoria.

El ser humano ha tenido que enfrentar por siglos el odio permanente de lo que significa la sociedad dividida en clases. Creo que la sociedad dividida en clases, la explotación a la que ha sido sometida el hombre durante años, el hombre en todas las formaciones económico sociales que han existido a través de la historia de la humanidad, ese odio ha marcado al ser humano.

Ese odio ha llevado al ser humano a niveles de separación, a niveles de guerra. Y el capitalismo sobre todo ha sido un sistema marcado por el odio, ha sido marcado por el desprecio hacia lo humano. Y yo piensa que esa guerra solamente se puede ganar desde el amor.

Yo pienso que esa guerra solamente se puede hacer librando al hombre de esa carga enorme que lo marca, ese hecho de ser una mercancía. Los grandes fundadores del marxismo lo decían con toda claridad, Marx lo decía: Qué relación puede haber entre una mercancía y otra, que relación de solidaridad puede haber entre una mercancía y otra.

El hombre convertido en mercancía no es otra cosa que eso, compite por tener un espacio, por venderse, por ser comprado. Sin embargo, el hombre que nosotros proponemos, el hombre diferente, el hombre del socialismo, el hombre del comunismo, debe ser un hombre dotado de grandes sentimientos de amor. Y no lo digo yo, lo dijo el Che y lo dice Martí también, es uno de los principales sostenes de la ideología martiana, el papel transformador que el amor juega en el ser humano.

Solamente curando el alma del hombre de tantos siglos de oprobio, tantos siglos de explotación, tantos siglos de miseria, puede llevarnos a nosotros a una victoria. No solamente es lo que se pueda hacer en materia de transformaciones económicas, no solamente es, incluso, lo que se pueda hacer en materia de transformaciones políticas.

Si eso no va acompañado de una transformación del ser humano, de ese hombre nuevo del cual el Che habló, de ese hombre diferente del socialismo, dotados de todas las virtudes, de todo lo que el ser humano fue creado para eso, si no lo logramos no tendría ningún sentido, no pudiéramos alcanzar lo que nosotros nos proponemos, ese mundo mejor.

Escrito por Bertha Mojena Milian/ Tomado de Cuba Sí

(Visited 40 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *