La décima y la cultura cubana

“Viajera peninsular/ como te has aplatanado/ ¿qué sinsonte enamorado?/ ¿te dio cita en el palmar?” así escribió Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí sobre la décima; la estrofa que nos llegó de España y se ha vuelto tan cubana, al punto de ser considerada nuestra estrofa nacional.

En el siglo XIX los mambises tenían a la décima como compañera inseparable de sus batallas y de los momentos de descanso en la manigua. Precisamente el libro “Rumores del Hórmigo”, de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé, cobró relevancia en esa época.

Esta forma poética de diez versos octosílabos se torna protagónica en este octubre que transpira cubanía y trasciende en la voz de dos de sus mejores exponentes en Cuba.

El granmense Alexander Aguilar y el tunero Carlos Esquivel, a pesar de ser insignes como narradores, ensayistas y en cuanto género se propongan incursionar, brillan por su décima punzante, profunda, inquisidora acerca de la realidad contemporánea de la nación y el orbe.

Es por ello que resultaron ganadores del Premio Cucalambé en Décima Escrita 2017, con el poemario a cuatro manos titulado “Los hemisferios contrarios”, y ahora recorren la provincia de Las Tunas para estrechar ese lazo indisoluble escritor – lector.

En Majibacoa, Jobabo, Colombia, Puerto Padre y la capital provincial aquilataron los poetas la acogida popular que se le da a la décima. En la Casa Iberoamericana de la Décima, se les homenajeó en la tertulia “Café con verso”, peña que cumple ya 24 años de creada.

Honrar a quienes no renuncian a las raíces, a los amantes de lo auténtico fue posible en este recorrido de dos bardos gigantes. Grandes por ser versátiles y a la vez defensores de lo nuestro, vocación que se aprecia, cual profesión de fe, y se agradece en tiempos como estos.

Por Anybis Labarta García

(Visited 14 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *