Insólita

Para muchos sigue siendo un hecho extraño encontrar en la ciudad de Las Tunas un lugar donde la gravedad es cuestión de risa. Es que la maravillosa Casa Insólita constituye, para lugareños y visitantes, un espacio de divertimento y emoción.

El arquitecto Domingo Alás, artífice de esta experiencia única en Cuba, refiere que no es magia, sino ciencia, lo que hace posible que en Las Tunas exista un lugar tan atípico como este.

“Es la física, vinculada a la arquitectura, lo que logra los efectos tan interesantes que se disfrutan en la Casa Insólita. Aquí la óptica, la mecánica, y las diferentes leyes de la física son las que permiten que los visitantes perciban cosas que realmente no son”.

En el mundo solo existen muy pocas casas antigravedad (alrededor de 12). Sin embargo, como la extraña casa (ubicada al oeste de la urbe, en uno de los laterales de la Carretera Central de la ciudad cabecera), no hay otra.

“La mayoría de las casas antigravedad que se encuentran en otras partes del mundo se forman por eventos o accidentes que ocurren, que hacen que los edificios se inclinen. Pero la Casa Insólita de nuestra ciudad ha sido creada justamente para que desafíe las leyes de la Física. La instalación tiene cinco cámaras con equipamientos que no posee ninguna otra casa en el mundo”, explica Alás.

Las cinco cámaras o habitaciones tienen nombres de genios de las ciencias, con una síntesis de sus obras y vida: Galileo Galilei, Pitágoras de Samos, Isaac Newton, Arquímedes de Siracusa y Leonardo da Vinci.

Las personas que recorren este raro lugar solo pueden quedarse con el deseo de regresar de nuevo o de no volver a colocar un pie en ella.

He venido dos veces, y la verdad que me quedo con las ganas de seguir viniendo, porque está emocionante”, dice María, una de las tuneras que ha tenido la valentía de adentrarse en la Casa.

La experiencia también le sirve a los foráneos como Ramón Téllez. “Es la primera vez que vengo, porque soy de Pinar del Río, y nos gustó mucho. Es una opción para disfrutar en cualquier momento, con la familia y los amigos”.

En solo tres años, desde que se fundó, la Casa Insólita ha recibido más de 40 mil visitas. Para este año se tiene previsto agregarle otros dispositivos, para incrementar el atractivo y la variedad, a partir de fenómenos físicos mezclados con la astronomía.

Esta no es solo una opción que se puede disfrutar en los días de verano. Está abierta al público para disfrutar, pero también para aprender, desde su peculiar forma, todo lo que tiene que ver con la física, la arquitectura, las matemáticas y la astronomía.

Nadie que pase por el Balcón del Oriente Cubano puede pasar por alto este sitio, que a todas luces representa lo más insólito de las ciencias.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *