Indisciplinas sociales, un peligro para la salud pública

La vida en sociedad implica la aceptación de normas elementales de convivencia que permitan respetar y hacer valer los derechos de cada uno de los integrantes de una comunidad.

La familia y la escuela tienen una alta responsabilidad en la formación de ciudadanos conscientes y respetuosos con su entorno, pero durante los últimos años la educación se ha centrado más en lograr resultados docentes, que en formar valores cívicos y morales en pos de una convivencia más plena y saludable.

Ríos y canales son uno de los espacios más afectados en Las Tunas por las indisciplinas sociales.
Ríos y canales son uno de los espacios más afectados en Las Tunas por las indisciplinas sociales.

Las principales violaciones del comportamiento social que atentan contra la higiene y por tanto afectan el intercambio de los ciudadanos en los espacios públicos, están relacionadas fundamentalmente con el incumplimiento de las normas de sanidad en los hogares y la incorrecta manipulación o tratamiento de los desechos sólidos.

Otras manifestaciones como el consumo de alcohol, el tabaquismo, el maltrato a la propiedad social y la contaminación sonora no representan igual impacto para la salud pública, aunque generan malestar en determinados espacios.

La deficiente manipulación de los desechos se revela como una de las prácticas más peligrosas, pues incide de manera directa en la salud de las personas y constituye una fuente de propagación de enfermedades y de contaminación ambiental.

En los últimos meses la provincia a transitado por períodos de tensa situación epidemiológica con la reaparición de enfermedades infecto-contagiosas que ponen en alerta a las autoridades sanitarias.

Aunque en la provincia de Las Tunas se realizan acciones educativas y de promoción de salud a través de policlínicos, consultorios del médico de la familia y el sistema de atención primario de salud, existen organizaciones de masas como los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas que pudieran incidir de manera más directa en el enfrentamiento a estas violaciones.

El trabajo comunitario integrado agrupa a organizaciones de masas y los representantes de cada barrio para enfrentar las tendencias negativas con acciones específicas.

El trabajo comunitario integrado es otro de los espacios que aboga por las buenas prácticas y la educación cívica entre los jóvenes, sobre todo porque estimula el compromiso colectivo y el enfrentamiento a cualquier indisciplina que implique un riesgo para la sociedad.

En materia de indisciplinas sociales no existe una sola causa o culpable y no basta con identificar o criticar el problema. Es responsabilidad de todos enfrentar estas prácticas desde cada escenario, pues a fin de cuentas lo que está en juego es nuestra salud y la de nuestros hijos.

(Visited 22 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *