Incrementar las exportaciones por el futuro

La noche se hace intensa, profunda. En los alrededores abundan los mosquitos, los jejenes, pero sobra la voluntad. El aire también es frío, pero no importa. Las condiciones han sido creadas poco a poco para que cada turno sea más factible, menos duro.

Así se torna la vida para los hombres que desafían el reto de 24 horas ininterrumpidas como protagonistas de la camaronicultura en Las Tunas. Realizan su labor con empeño, amor y dedicación porque hoy cuentan con mayor cantidad de medios, y el compromiso de incrementar las exportaciones de un producto con gran aceptación a nivel mundial.

Con la entrega de 650 toneladas del alimento para su venta en el mercado internacional, la Unidad Empresarial de Base (UEB) Camaronera San Ross del municipio de Colombia, en el sur de la oriental provincia de Las Tunas, alcanzó récord productivo al cierre del pasado año.

Un total de 150 hombres y mujeres integran el colectivo laboral de una entidad donde existen 29 estanques artificiales para el cultivo de la especie, con la utilización de agua de mar, proveniente del Golfo de Guacanayabo, el cual se extiende por el litoral sur de las provincias de Las Tunas y Granma.

“Los aspectos que más influyeron en el gran resultado están relacionados con el compromiso del colectivo, lo que permitió lograr la supervivencia del 80 por ciento de los animales sembrados, de un 56 previsto. De forma general, este salto se dio desde finales del 2017, cuando recuperaron 10 hectáreas fuera de servicio.

“Además, influyó la estrategia de fortalecer los animales antes de enviarlos a los estanques de engorde. Se reducen los días de cultivo, lo que nos permite rotar más las hectáreas y mayor supervivencia”, explicó Reymundo Mendoza, Director de la UEB.

Para el 2019 la camaronera prevé alcanzar un nuevo récor productivo que supere las 800 toneladas del alimento para así contribuir al desarrollo de la economía nacional desde un distante punto de la geografía tunera.

(Visitado 12 veces, 1 visitas hoy)

Gianny López Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *