Incrementar la atención en la vía

Hacía mucho calor y no se sentía bien. Así de agobiada salió Ana de su centro laboral. Tenía muchas cosas por hacer aún: recoger a los niños, cocinar, visitar a su madre…

Iba muy atormenta, sin pensar en las consecuencias. Montó en su bicicleta, y marchó veloz. Al cruzar la primera esquina no vio la señal y un carro la tiró al pavimento.

El susto fue enorme. Un golpe en la rodilla y en la espalda fueron los resultados. Ella se puso pronto de pie. El conductor del vehículo se acercó muy nervioso pero por suerte fue solo un susto, pero que pudo costarle a Ana, su vida.

Así ocurren en todo el archipiélago durante el año cientos de lamentables accidentes del tránsito.

Un material publicado hace dos meses por el sitio web Cubadebate refiere que en el país, como promedio, mueren en la vía dos personas cada 24 horas y otras 21 resultan lesionadas.

Asimismo el texto indica que se manifiesta una disminución de los accidentes con consecuencias masivas, aunque para nada se trata de un resultado halagüeño, en tanto cada 52 minutos sigan ocurriendo incidentes por fallar, por ejemplo, responsabilidad y precaución.

Asimismo se puntualiza que hay otras medidas que buscan  evitar los accidentes masivos: reducir los límites de velocidad en las principales vías de cada provincia, elevando el nivel de señalización de las curvas peligrosas, pendientes y mejorar la vigilancia y el enfrentamiento.

Por ello, en estos meses de  verano, peatones y choferes, al incrementar la circulación de vehículos por vías y carreteras de todo el país, deben aumentar su atención al andar por las vías.

En el caso de la provincia de Las Tunas, hasta el cierre del mes de julio se produjeron 220 accidentes, con un saldo de 20 fallecidos y 201 lesionados, cifras que incrementan al compararse con igual período del año precedente.

La Comisión Nacional de Tránsito manifiesta la necesidad de elevar el control sobre el estado técnico del vehículo, una de las principales causas de las colisiones en la vía pública.

Otras son los incrementos de la velocidad, la falta de atención ante el volante, la poca cortesía vial y la ingestión de bebidas alcohólicas.

En ese sentido se crearon puntos de alcoholemia en las carreteras de acceso a los litorales donde se ubican las playas para enfrentar la situación al unirse el personal de tránsito al de Salud Pública.

os accidentes en calles y carreteras causan mucho dolor ante la pérdida de un familiar, amigo o compañero de trabajo, sin olvidar los daños materiales.

A veces una mala decisión puede acabar con la vida en solo un instante, por ello debemos ser más cuidadosos y andar por la vía alertas, dándole siempre prioridad a la responsabilidad.

(Visitado 21 veces, 1 visitas hoy)

Gianny López Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *