Eternizar: misión de las palabras

Como un hermoso regalo para el 2018 la periodista Anybis Labarta me regaló su primer libro Entrañable Desván. En el  atardecer número uno de enero me lo leí, es un libro manuable de letras grandes, de cómoda lectura.

Si alguien me preguntara, qué veo luego de leerlo, diría que una silueta de mujer. Me atrae la presencia femenina en estas páginas que aparece cual pozo de sabiduría donde se puede beber aunque pase mucho tiempo. Leerlo es como conversar con Anybis Labarta quien, en breve tiempo, es capaz de hablarte de arte, de literatura o historia, de modo natural, como quien habla de su propia vida y, de repente, se va apurada a preparase para una cobertura, a atender a su hijo o a darle un medicina  a su mamá. Con esa habilidad de las almas que se mueven gráciles entre la tierra y el cielo.

Apelo  a esta ilustración para, de alguna manera, entender el espíritu resumido y sublime de este libro integrado por siete textos  que, sin lugar a dudas, te dejan con deseos de más. De hecho, en sus primeras líneas, la autora esclarece que  el libro sintetiza, otro futuro, que ella llama un empeño mayor.

Creo estratégico de cualquier  editorial hacer textos así, accesibles, en contra de un mundo donde hallar a alguien leyendo un libro puede resultar, de momento, una rareza, muchos sumergidos en las posibilidades de las nuevas tecnologías. Confieso que extrañé, un poco,  el lirismo de esta creadora, típico en sus obras audiovisuales, aun en las más informativas. Entrañable desván me suscita una expectativa poética que es desplazada por una voz que quiere narrar y lo logra límpidamente.

Nos regala Anybis Labarta anécdotas de sus seres queridos, de diferentes generaciones,  entre los que destacan su abuela Prudencia y su único hijo Eduardito; vivencias de su adolescencia y  de personajes que, alguna vez, colorearon la calles tuneras. Esta edición de más de 300 ejemplares fue editada por Mirtha Beatón y publicada por la tunera editorial Sanlope en el 2017.

La imagen de cubierta corresponde al reconocido fotógrafo Raúl Verdecie, quien trabaja  en TunasVisión como camarógrafo, y ha realizado la fotografía de varios audiovisuales de la realizadora  Anybis Labarta quienes de conjunto han logrado verdaderos poemas para ver como Desde el silencio de las tablas crónica sobre una casa, y sus misterios, que ha sobrevivido a varios eventos meteorológicos en la costa sur tunera.

Entrañable desván  fue presentado en TunasVisión como parte de las  actividades por el decimoctavo aniversario del canal el pasado 30 de diciembre. Entrañable desván su nombre, desde antes, daba título al blog de Anybis Labarta, desde allí derivaron narraciones, al libro impreso, como Chancleticas al cielo uno de los relatos más originales de este cubanísimo espacio de la memoria donde tranquilos podemos disfrutar.

(Visitado 54 veces, 1 visitas hoy)

Tahani Martínez Rivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *