Estudiantes congoleses piden disculpas a Cuba y critican manipulación política de su caso

“Cuba es para nosotros una segunda patria, la familia que nos ha adoptado y nos ha tratado con amor y respeto”, aseguran estudiantes congoleses en una carta publicada en las redes sociales en la que critican la manipulación política de su caso por parte de “los enemigos de la Revolución”.

Un grupo de jóvenes de la República del Congo que cursan estudios de medicina en La Habana iniciaron semanas atrás una protesta para reclamar a su gobierno el pago de 27 meses atrasados de estipendio. Pero el lunes último las manifestaciones se tornaron violentas en la residencia estudiantil Salvador Allende, lo que obligó a las autoridades cubanas a intervenir para mantener el orden.

La noticia le dio la vuelta al mundo y se manipuló por algunos medios para dañar la imagen de la Revolución y su largo historial de solidaridad con los países del tercer mundo, en especial en el campo de la formación de capital humano.

“Nos cuesta mucho ver cómo nuestras palabras son utilizadas por algunas personas fuera de su contexto inicial y real, para servir a ambiciones egoísta y difamatorias contra el pueblo cubano”, señala la carta de los estudiantes reproducida en la página de Facebook “Je Ne Rentre Pas Sans Mon Diplome” (No me voy sin mi diploma)”, fundada en diciembre del año pasado para demandar el pago del estipendio atrasado.

“Fuerte operativo policial en Cuba para reprimir a estudiantes congoleses”, “¿Qué comen los estudiantes de medicina del Congo en Cuba?”, “Policías asedian a estudiantes del Congo en Cuba”, “Cuba reprime a estudiantes africanos para ocultar insolvencia del régimen” y “Estudiantes congoleños también protestan por la comida que reciben en Cuba”, fueron solo algunos de los titulares con los que se pretendió denigrar la actuación de las autoridades cubanas y mostrar a la mayor de las Antillas como responsable de lo sucedido.

“En estos tiempos turbulentos donde varios parecen perdidos, los estudiantes congoleños en Cuba venimos a esclarecer algunas cosas, para restablecer la verdad y disipar cualquier malentendido”, continúa la misiva.

“A los enemigos de Cuba, que distorsionan nuestras palabras, les decimos: nunca vamos a ser esa arma que ustedes quieren para destruir esta hermosa patria”, refieren los estudiantes. “Por el contrario, somos el testimonio eterno que siempre mantendrá en alto las cualidades excepcionales de esta nación”.

Las autoridades cubanas, dentro de lo posible, han puesto a nuestra disposición lo poco que posee desde nuestra llegada a la Isla, apunta el texto.

Hemos comenzado la huelga no con el objetivo de criticar a Cuba, sino con la única intención de llamar la atención y despertar la conciencia de las autoridades congoleñas”, refieren. “Durante estos 27 meses oscuros de nuestra historia sólo hemos contado con el apoyo de Cuba y también de nuestras familias, en algunos casos”.

“No somos los enemigos del pueblo cubano. Todo lo contrario: somos y seremos siempre sus aliados más fieles”, aseguran los estudiantes congoleses. “Y al igual que nos hemos levantado para defender nuestros derechos, cada vez que sea necesario, también lo haremos para defender el honor y la reputación del pueblo cubano”.

“Presentamos de todo nuestro corazón al pueblo cubano nuestras sinceras disculpas”, concluye el texto publicado en “Je Ne Rentre Pas Sans Mon Diplome”.

Por unos cuantos violentos no se puede hablar de todos

Tras la publicación de las primeras informaciones sobre los hechos violentos en la residencia estudiantil Salvador Allende, a Cubadebate comenzaron a llegar cientos de comentarios, la mayoría de ellos mostrando sorpresa ante acontecimientos que son inéditos en nuestro país, donde se han formado decenas de miles de profesionales del mundo entero.

Aunque resultaba natural la indignación ante los hechos violentos, lo preocupante fueron algunos comentarios con contenido xenófobo y posiciones extremistas que demandaban la expulsión de nuestro país de todos y cada uno de los cientos de estudiantes congoleses.

La profesora cubana M. Borroto, quien estuvo cerca de los estudiantes durante sus primeros dos años de formación, se dirigió a Cubadebate para dar su apreciación sobre los acontecimientos:

“Son respetuosos, agradecidos y educados como deben ser nuestros estudiantes; hay que saber cuánto trabajo llevan pasando hace meses y meses”, escribió.

“Por las indisciplinas de unos no podemos decir que todos no son educados y respetuosos, pues a veces las personas que escriben generalizan sin saber”, añadió posteriormente vía digital, cuando nos comunicamos directamente con la docente.

“La violencia no se puede permitir y mucho menos que atente contra nuestra tranquilidad y principios”, precisó Borroto, quien insistió en que los estudiantes “no son en su totalidad ingratos y saben que Cuba con África ha sido inmensamente solidaria”.

“Siempre en un gran grupo hay comportamientos diferentes y no se pueden permitir personas que muestren desprecio hacia ellos”, dijo. “Nosotros hemos nacido bajo el principio de solidaridad y eso nos caracteriza”.

Una apreciación similar llegó a través del Departamento de Trabajo Educativo de la Escuela Latinoamericana de Medicina (Elam) y el profesor Josué Gómez Perdomo.

“Quienes escribimos formamos parte de un colectivo de trabajadores que por años nos hemos vinculado con estudiantes del Congo”, escribieron en Cubadebate. “Damos fe de todos los esfuerzos de profesores, estudiantes de otras nacionalidades, trabajadores, directivos y fuerzas del orden público que durante estas semanas han mantenido una actitud ejemplar”.

Los docentes señalaron que, a pesar de conocer las problemáticas alegadas por los estudiantes, “bajo ningún concepto, se justifican las situaciones de presiones y violencia ejercidas por un grupo de estudiantes hacia otros que desean asistir a clases”.

“Respetamos la decisión personal de mostrar inconformidad, pero nunca acompañado de una violencia que en nuestros espacios universitarios es totalmente inadmisible”, refirieron.

El colectivo de profesores resaltó las horas dedicadas por los docentes para impartir clases de calidad, acompañadas de “una atención individualizada a los jóvenes con insuficiencias docentes”.

Tras informar sobre los incidentes en la residencia estudiantil Salvador Allende, el Ministerio de Salud Pública ratificó su “compromiso solidario en la formación de profesionales y técnicos de todos aquellos países que lo requieran, especialmente del continente africano”.

Pero señalaron que “tales indisciplinas no serán permitidas y se adoptarán las medidas pertinentes en correspondencia con la legislación vigente en nuestro país”.

Por: Sergio Alejandro Gómez
Tomado de Cubadebate
(Visitado 78 veces, 1 visitas hoy)

Cubadebate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *