Escuchar al corazón

Antes de nacer, mientras el feto se está desarrollando en el vientre de la madre se forma su corazón. El tamaño es similar a su puño y va creciendo con el tiempo. Si hablamos de amor, escuchar al corazón, es lo que hacemos… sea racional o no. A veces duele y mucho dicen las personas que sufren decepciones.

En términos médicos el corazón no se puede escuchar de forma no intencionada. Si literalmente podemos sentir sus latidos es una señal a tener en cuenta, puede ser el presagio de algún padecimiento cardiovascular. Este órgano, autónomo, rítmico e imprescindible para la vida, es el más importante del sistema circulatorio. Su función es purificar la sangre y bombearla a todo el organismo.

Las pulsaciones de este órgano vital varían según la edad, sexo, ocupación, estado de ánimo, enfermedades asociadas de su portador. Las Tunas es una de las ciudades más envejecidas de Cuba, y aunque los padecimientos cardiovasculares no son provocados directamente por la edad, se diagnostica con más frecuente en los adultos mayores.

Cada 29 de septiembre se celebra el “Día Mundial del Corazón”, de esta forma se contribuye a que las personas conozcan los factores de riesgos, como el tabaquismo, la obesidad, consumo excesivo de sal, la diabetes entre otros.  La hipertensión arterial, es considerada como uno de los principales desencadenantes de riesgo cardiovascular.  Por eso es necesario que el paciente, comprenda que está enfermo y cumpla el tratamiento, médico.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen en la actualidad la principal causa de muerte a nivel mundial, Cuba no está exento de estas estadísticas.  No se trata solamente de evitar la muerte de los que sufren estos padecimientos crónicos no trasmisibles, sino aumentar su calidad de vida. No le dé la espalda a su corazón siempre hay tiempo para cuidarlo.

(Visitado 29 veces, 1 visitas hoy)

Odalys Molina Espinosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *