Enseñar para cambiar a las personas

Pararse frente al aula cada día debe ser como estrenar una obra de teatro en la cual, los espectadores, no solo reciprocan y aprenden, sino que el actor o actriz principal debe darlo todo para recibir el aplauso esperado.

Para ello, el actor debe estudiar muy bien, una y otra vez, su libreto, y el público, lograr estar en silencio y muy atento, para recibir un producto con calidad. He ahí la simbiosis que se genera en el aula cuando el profesor imparte su clase. Se crea un acto mágico, donde todo se ilumina por el advenimiento de un nuevo conocimiento.

Así de maravilloso es el arte de enseñar. Quienes han tenido cerca el ejemplo de insuperables educadores podemos testificar sobre lo que significa aprender. Y es que de las enseñanzas de profesores y profesoras pueden surgir  excelentes profesionales, técnicos, obreros… con buenos conocimientos.

Enseñar desde la humildad lo llena todo. Rafael Clara Machado, profesor de título y por convicción, director del centro especial Luis Augusto Turcios Lima, de la ciudad de Las Tunas, es del criterio que la educación no es solo enseñar Español y Matemáticas, sino preparar al estudiante en general para la vida.

La escuela que dirige no sería creativa, sin su talento y pasión, es uno de los expertos que cree lo que decía Paulo Freire:“La educación no cambia al mundo: cambia a las personas que van a cambiar el mundo”. Fijémonos cuán importante es enseñar.

(Visitado 22 veces, 1 visitas hoy)

Damaris Zamora Escanell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *