Enfoque comunicacional para la Tarea Vida

El 12 de junio de 1992, el Líder Histórico de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz exponía la siguiente idea en la Conferencia de Naciones Unidades sobre Medio Ambiente y Desarrollo: «Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el Hombre».

Ante tal realidad, el 25 de abril de 2017 fue aprobado por el Consejo de Ministros el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, conocido coloquialmente como  (la Tarea Vida).

“Es la estrategia más abarcadora e integral de todas las que se han elaborado pues precisa lugares y acciones a acometer en el corto, mediano, y largo plazo y tiene incidencia en todos los ámbitos de la vida social. Por la importancia de la tarea y su envergadura, la dirección de Información y Comunicación del CITMA  solicitó el apoyo y asesoría de los Comunicadores Sociales para la conceptualización y elaboración de la Estrategia de Comunicación para la Tarea Vida”, significó la MSc. Rebeca Jara Colón, experta en temas de Comunicación Institucional y Publicidad, durante las sesiones del Consejo Nacional de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS).

Jara Colón explicó que la Tarea Vida es el resultado de observaciones preliminares de disímiles grupos multidisciplinarios, integrados por especialistas de todo el país que hicieron una evaluación integral de la situación de la Isla ante el fenómeno del cambio climático. “Las tareas son de una complejidad elevada pues se deben ejecutar inversiones ambientales que se caracterizan por su alto costo y por requerimientos especiales. Se basan en los estudios de muchísimos científicos que hoy se han sistematizado”, enfatizó.

Las acciones estarán encaminadas a la prevención, preparación, respuesta y recuperación, para enfrentar y reducir los riesgos y las vulnerabilidades, para la adaptación al Cambio Climático, fenómeno que afecta a todos.

La Tarea Vida contempla cinco acciones estratégicas y 11 tareas dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables, las mismas constituyen una prioridad para la política ambientalista del país. La selección de los lugares priorizados inicialmente para el trabajo se fundamenta en tres elementos: primero, donde hay que preservar la vida de las personas; segundo, donde se necesita cuidar el espacio natural para garantizar la seguridad física y alimentaria; y tercero, las zonas de desarrollo turístico.

Se ha realizado el análisis para los asentamientos humanos y también para las zonas industriales y turísticas. Según estas definiciones, se ha realizado una primera propuesta, aunque estos 15 lugares no son inamovibles. “Son las zonas por donde vamos a comenzar, porque Cuba es vulnerable completamente”, sentenció la también académica y especialista de psicología social.

(Visited 41 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *