Danza peldaño a peldaño

Soledades, desgarramientos, encuentros y desencuentros, esperanzas y afanes por escalar a toda costa, actitudes solidarias y su reverso. De todo ello y más se habla en la obra “Sobre mi cuerda”, presentada por el proyecto de danza contemporánea “Peldaño” en la capital tunera.

Chacumbele en “Sobre mi cuerda”. Se trata de una iniciativa fomentada hace unos tres años por el coreógrafo, bailarín y profesor Yadismil Laithe, Chacumbele, como se le conoce por sus homólogos del ámbito escénico y específicamente danzario en la provincia.

Laithe dirigió este exitoso estreno en un espacio abierto, la Plaza Martiana, y fue capaz de trasmitir una mirada a las vivencias de la contemporaneidad en cada porción de la pieza; palpable evidencia de la calidad de las actuales generaciones de estudiantes de danza en el territorio.

Una veintena de bailarines en ciernes, tanto de nivel elemental como medio, avalan el desempeño de docentes y educandos de la manifestación artística de marras en el llamado Balcón del oriente cubano.

Chacumbele en “Sobre mi cuerda”.Limpieza de movimientos, gracilidad, lograda emotividad y acertada selección musical se conjugan para cautivar al público. Piezas como “Vivir al borde” del cantautor venezolano Fernando Osorio y “Fotos de familia” de nuestro Carlos Varela contribuyen a reforzar una trama que a muchos hace pensar y, más allá de un final con visos optimistas, acongoja en más de una ocasión.

La necesidad de asumir la existencia de manera positiva, avanzando paso a paso, subiendo peldaño a peldaño, amén de las adversidades, es el mensaje de los chicos de Chacumbele en “Sobre mi cuerda”.

Sin embargo, lo descarnado de alguna que otra escena, caló en lo profundo del auditorio y era fácil adivinarlo en los rostros que lo conformaban.

Tocar el alma de quien aprecia es el mérito indiscutible de esta propuesta danzaria y eso es algo para resaltar porque, a todas luces, resulta tan solo una cualidad inherente al buen arte.

(Visitado 33 veces, 1 visitas hoy)

Anybis Labarta García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *