Dánel Castro, el ímpetu y la garra de los Leñadores

Las Tunas.- Una vez más Las Tunas se encomendó a su héroe de todos los días, Dánel Castro Muñagorry. En su regreso a la alineación titular, después de siete partidos sin jugar, San Dánel volvió a decidir un partido para Los Leñadores.

En tres oportunidades el tercer bate de Las Tunas impulsó el empate o la ventaja para su equipo, un hecho ya habitual para los aficionados tuneros que conocen la raza de la cual está hecho este pelotero.

Dánel en su primer turno al bate impulsó a Yunieski Larduet con hit al jardín central para poner a los verdirrojos en ventaja y luego en el noveno episodio cuando su equipo perdía nueve carreras por siete volvió a conectar un indiscutible impulsor de dos carreras que sirvió para empatar.

Ya en el décimo capítulo con la regla IBAF y con el olor a la derrota cada vez más cerca, pero con las almohadillas llenas de tuneros y sin outs, el pelotero más oportuno del béisbol cubano lo hizo de nuevo. Esta vez dio un doble que limpió las bases y empató el juego a 12 carreras.

Sus seguidores en las gradas, los que veían el partido por la televisión, los que escuchaban la radio o los que lo siguen por las redes sociales no se lo podían creer. Dánel es Dánel sin importar sus temporadas o sus años, incluso cuando algunos  piensen que no podrá. Dánel se desafía a sí mismo y resuelve los problemas.

Su ADN está compuesto por un material especial que funciona cuando más se le necesita y cuando miles y miles le exigen decidir los choques.

Las Tunas ganó nuevamente,, esta vez frente a los cachorros de Holguín y llegó 30 victorias en el temporada beisbolera para mantener la diferencia de tres ante Santi Spíritus.

El juego lo ganó Albert Pablo Civil (4-2) y lo perdió Uberleidis Estévez (2-1)

(Visitado 46 veces, 1 visitas hoy)

Tiempo 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *