Campesinos de Las Tunas apuestan por la agricultura sostenible

 

Las técnicas agrícolas tradicionales de bajo insumo, basadas en el control de las plagas orgánicas y la diversificación de cultivos, han sido la columna vertebral de la producción de alimentos ecológicos en la mayor de las Antillas. La agricultura sostenible deviene respuesta lógica de los cubanos a sus limitaciones de recursos.

“Cuba es el país más sostenible del planeta”. Dijo la DrC Raquel Rúz Reyes, profesora Titular de la Universidad de Las Tunas.  “En todo el país se combina el desarrollo humano y la explotación de los recursos naturales. La isla tenía una huella ecológica aceptable per cápita, utilizando una cantidad ejemplar de energía y recursos naturales, y una clasificación aceptable del índice de desarrollo humano”, destacó la también coordinadora del Proyecto PIAL.

Un modelo agrícola sostenible, como el cubano, puede ser visto como una alternativa para mejorar la seguridad alimentaria y la salud ambiental. Aunque su desarrollo se debió a la necesidad, la agricultura urbana de cuba se ha convertido en un modelo para el resto del mundo en desarrollo. Cuba cuenta con un sistema político socialista en el que los derechos de propiedad y las políticas agrícolas se manejan de manera centralizada, significativamente diferente del resto del mundo.

Una de las mejores experiencias a nivel territorial encaminadas al enfrentamiento de los efectos del cambio climático y otras alternativas que conlleven al logro de un desarrollo sostenible en la agricultura, la podemos apreciar en la finca de la familia Rodríguez Espinosa, ubicada en la zona de San Gregorio, perteneciente a la CCS Omar Pérez Pérez.

Esto que hemos logrado ha sido un pacto de sabiduría directa con la tierra, los suelos, y los insumos que son necesarios para su proyección satisfactoria. la utilización de la maquinaria agrícola, el rescate de las técnicas tradicionales de labranza, la rotación e intercalamiento de cultivos sobre la base de una correcta comercialización de los productos”, significó el experimentado agricultor Aldo Rodríguez Prieto.

El éxito radica en determinar las especies y sus respectivas variedades más convenientes para las características agroclimáticas de este lugar para obtener cosechas todo el año, así mismo establecer un manejo aerotécnico que permitiera reducir los daños por los insectos fitófagos y las enfermedades, reducir el uso de plaguicidas químicos y utilizar el mínimo posible de combustible y fertilizantes químicos.

(Visited 50 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *