Campaña de Alfabetización: Cuba logró lo inédito en Latinoamérica

El 22 de diciembre de 1961, el gobierno cubano declaró cumplida con éxito la  cruzada nacional  para declarar Cuba: Territorio Libre de Analfabetismo.

Esta actividad inédita en Latinoamérica permitió erradicar el analfabetismo y facilitar el acceso universal a los distintos niveles de educación de manera gratuita.

En la Plaza de la Revolución José Martí en la capital del país, Fidel Castro, el máximo líder de la Revolución precisó que en ese proceso se alfabetizaron 707 212 personas, con lo cual el índice, en la isla, descendió desde un porcentaje superior al 20 por ciento (en 1958) al 3.9 por ciento.

Desde ese momento la fecha fue escogida para celebrar desde entonces el Día del Educador y la Mayor de Las Antillas se convirtió en el ideal de un mundo alfabetizado.

Esa afirmación está hoy más vigente que nunca, precisamente cuando se cumplen 57 años de la Campaña Nacional de Alfabetización, por iniciativa del Che Guevara, para reducir el número de iletrados en la isla.

El núcleo de la campaña se desarrolló principalmente a través de brigadas de voluntarios que se desplazaron por el país para realizar la labor de alfabetización. Por ejemplo a principios de 1960 se constituyó el Contingente de Maestros Voluntarios, formado por tres mil maestros y jóvenes que realizaron tareas de alfabetización en las zonas montañosas.

Con posterioridad, estos voluntarios la Brigada Frank País, que desarrolló su labor en las montañas de las provincias de Oriente y de Las Villas; así como en la Sierra de los Órganos, en Pinar del Río.

Otras de las brigadas fue la Conrado Benítez, cuyo nombre procede de un voluntario de 18 años que fue asesinado por las bandas organizadas por la CIA estadounidense. Así mismo surgieron otros grupos alfabetizadores, como las “Brigadas Patria o Muerte”, formada por obreros que recibían su salario ordinario mientras realizaban la labor de enseñar a leer y a escribir a las personas.

A finales de verano de 1961, las brigadas estaban totalmente en marcha y sumaban, aproximadamente, 178 mil alfabetizadores populares, 30 mil brigadistas obreros y 100 mil brigadistas Conrado Benítez.

En la actualidad el panorama es más alentador y como expresara Fidel Castro en Cuba se llevó a cabo “una de las más grandes batallas por la cultura que haya librado ningún pueblo”.

(Visitado 124 veces, 1 visitas hoy)

Yelenis Fernández García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *